Pérez en la encrucijada: Los factores que presionan al ministro del Interior - La Segunda

DC anuncia que si no invoca la Ley de Seguridad del Estado lo acusará constitucionalmente, pero los camioneros podrían radicalizarse.

Un accidente marcó la jornada más oscura en seis días de paro camionero. Un hombre (55) que participaba de la movilización murió atropellado por un camión que transportaba insumos para Cenabast, en la ruta 5 sur cerca de Curicó.

El hecho pone aún más presión sobre los hombros del ministro del Interior, Víctor Pérez, en contra de quien la bancada de diputados DC podría impulsar una acusación constitucional, si no interpone una querella por Ley de Seguridad del Estado, herramienta que no se niega a ocupar, pero que ha postergado a favor de las negociaciones.

“El jueves se quemaron cinco casas y nadie pidió eso. Quienes piden Ley de Seguridad del Estado contra los camioneros no la piden contra los que quemaron las casas, quemaron termas”, dijo en radio Duna. Y añadió que el gobierno actuará “con responsabilidad en esta materia”.

En tanto, el ministro de Defensa, Mario Desbordes, subrayando que está por el diálogo, recalcó que “los camioneros son víctimas” de la violencia en la Araucanía, pero insistió en que “no puede pasar que se esté produciendo desabastecimiento de bienes esenciales”.

Lo cierto es que a medida que el tiempo pasa, el conflicto “se vuelve más grande”, afirma el exministro del Interior José Miguel Insulza. Y concuerda con él su par, Jorge Burgos: “Lo más prudente es intentar resolver estos conflictos en las primeras 24 o 48 h. Después se complican”.

“Una negociación política que no llega a puerto tiene dos posibilidades: o se acaba inmediatamente, lo que no ocurrió en este caso, o se agudiza”, advierte Rodrigo Arellano, vicedecano de la Facultad de Gobierno UDD.

Los factores que tironean al ministro

Acusación constitucional: La advertencia de la DC fue seguida por el anuncio de que el estudio del escrito fue encargado diputados Gabriel Ascencio y Matías Walker. “El día de hoy es para poder llegar a un acuerdo”, sentenció Walker. “Pero este tipo de conflictos tan atomizados y grandes -donde según el reporte de Interior de hoy han participado unos 7.500 personas- no se resuelven con una ley así. No es meter preso al dueño de una empresa; esto pasa a lo largo de Chile con miles de personas y además la justicia tiene sus tiempos. Un conflicto tan extendido solo se soluciona con negociación, apunta el exdirector de la ANI, Gonzalo Yuseff.

Desabastecimiento: Las primeras señales las dio el viernes el ministro de Salud, Enrique Paris: “Estoy preocupado porque he recibido información que ha habido desvíos de ambulancias, atraso en la llegada de funcionarios”. Desbordes añadió hoy que hay problemas de combustible en algunas regiones y que en los puertos están retenidos insumos como granos para fabricar pan. “¡Que el Gobierno por lo menos se preocupe de que los puertos de Valparaíso y San Antonio funcionen y no los tengan bloqueados! Yo ya habría aplicado la ley de seguridad”, enfatiza Insulza.

Factor UDI: Mireya Dávila, académica de la U. de Chile, considera que al pertenecer Pérez al grupo más conservador de la UDI, “que tiene una posición dura frente al tema del orden, la violencia”, se ve en un dilema, aunque moderado porque en el partido entienden que el paro parte por una demanda de seguridad.

“El paro de camioneros se está transformando en un dolor de cabeza impensado para el gobierno. Chocan dos almas: la que siente legítima la protesta y la otra, que al extenderse el paro y radicalizarse, ve que el gobierno tendrá que tomar medidas más duras de seguridad”, comenta Rodrigo Arellano.

Impacto en el conflicto mapuche: La raíz del paro se encuentra en las quemas de camiones y los problemas de seguridad que afectan las rutas en la macrozona sur, debido a ataques de grupos radicalizados, con reivindicaciones para el pueblo mapuche. Aplastar el movimiento de camioneros por la fuerza podría fortalecer a esos grupos radicalizados, aunque Yuseff cree que “ellos ya ganaron. Buscan que su conflicto sea de carácter nacional y por eso cuando se habló de paro, tuvieron el incentivo perverso para quemar más camiones. A ellos más que el paro termine de una forma o de otra, lo que les conviene es que dure, porque mantiene su propio tema en la agenda nacional”.