UDD: 69,8% rechaza actos de violencia en las protestas a raíz del retiro de fondos de AFP - El Mercurio

Según el sondeo, un 43,6% de los encuestados, entre 18 y 30 años, no está de acuerdo con las movilizaciones. Lo mismo opina el 91,6% de los mayores de 60 años.

Hoy se espera que la comisión de Constitución del Senado vote el proyecto de retiro del 10% de los fondos de pensiones. En paralelo al avance en la tramitación en el Congreso, se han producido diversas manifestaciones y actos de violencia a lo largo del país. El martes 14, antes de la aprobación en la Sala de la Cámara de Diputados, hubo 61 detenidos, 54 de los cuales fueron en la Región Metropolitana y 34 de ellos por saqueos.

Una encuesta realizada por el Panel Ciudadano de la Udel Desarrollo —aplicada entre el jueves 16 y el viernes 17 de julio en la Región Metropolitana, con una tasa de respuesta de 1.002 casos— da cuenta de que el 69,8% de los encuestados no está de acuerdo con los actos de violencia y ataques a carabineros como forma de protesta por el retiro del 10% de jubilación.

Entre quienes participaron se produce una diferencia de opinión por sexo, siendo las mujeres (74,1%) las que más rechazan las protestas versus los hombres (65,2%).

Un dato relevante del estudio es que un 43,6% de los jóvenes entre 18 y 30 años no está de acuerdo con la violencia en las manifestaciones, mientras que un 41,5% sí la aprueba (ver infografía).

“Tengo la impresión de que se trata de un quiebre generacional e ideológico, de sectores muy ideológicos, muy radicalizados”, comenta Eugenio Guzmán, decano de la Facultad de Gobierno de la UDD.

Para el académico, las cifras reflejan que se trata “más bien de ciclo etario, que los jóvenes tienden a ser más radicalizados”.

Asimismo, Roberto González, académico de Psicología de la U. Católica, sostiene que los jóvenes han tenido históricamente mayor participación en las movilizaciones sociales. Para el también investigador del Centro de Estudios de Conflicto y Cohesión Social, “cuando hay un mayor nivel de involucramiento, los jóvenes están mas expuestos a vivir la experiencia de lo que son las protestas y, por lo tanto, están más empoderados”.

Por su parte, Rafael Pizarro, director de la Escuela de Administración Pública de la U. Tecnológica Metropolitana, dice que “siempre los jóvenes, no importando el tiempo, (…) van a ser mucho más contestatarios y mucho más rebeldes”.

Tipos de protesta

Además, en el sondeo se consultó: ¿Con qué tipo de manifestación usted está de acuerdo? En las respuestas, el 73,7% se inclina por las marchas y cacerolazos. Solo un 2,6% declaró estar de acuerdo con barricadas y un 2,2% con la destrucción de bienes privados y públicos.

Marco Moreno, director de la Escuela de Gobierno y Comunicaciones de la U. Central, dice que “todavía se sigue prefiriendo la marcha, relativamente, pacífica como una manera de expresar y de participar”. El académico profundiza señalando que “la gente se expresa de distinta manera y todavía la marcha y el caceroleo siguen siendo expresiones de una participación que manifiesta descontento, que plantea una crítica, pero que no asume actitudes de violencia”.

El estudio también detectó que, en su mayoría, las personas esperan que sea la autoridad la que reaccione para frenar las manifestaciones. Al plantear la pregunta si el Gobierno debe actuar con firmeza ante la violencia, el 64,3% dice estar de acuerdo con la afirmación, contra un 35,7%, que considera que no es su rol. Nuevamente se dan diferencias por grupos etarios: un 44,2% de los jóvenes entre 18 y 30 años declara que está de acuerdo, mientras un 55,8% no lo está.

Roberto González sostiene que legalmente es así. “En todos los países, el manejo que hace el Estado lo hace a través de sus policías (…), por eso hay mayor rechazo al actuar con firmeza de los carabineros en el grupo de los más jóvenes”.

Planificación

En tanto, el subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, comenta los resultados de la medición señalando, en primer lugar, que “es súper importante distinguir entre aquellas manifestaciones pacíficas, que pueden tener su origen en demandas pacíficas de la ciudadanía, de los hechos de violencia”.

Respecto de cómo se están enfrentando dichas situaciones, Galli explica que, luego del 18 de octubre del año pasado, el Gobierno “hizo una reflexión de cómo nos hacíamos cargo del orden público”, y que en ese sentido, “se generaron cambios importantes, oyendo a los expertos y a la ciudadanía, convocando al consejo para la reforma de Carabineros, incluyendo al INDH y la Defensoría de la Niñez”.

Asegura que eso “provocó varias modificaciones, con mejores medios, nuevos carros lanzagua, nuevos carros de transporte para el personal uniformado, nueva tecnología, como cámaras corporales y drones. Además, la actualización del protocolo de uso de la escopeta antidisturbios, los nuevos mecanismos de extinción de barricadas”.

Finalmente, el subsecretario señala que “hay una nueva estrategia, donde lo principal es distinguir que es distinta la aproximación que va a tener Carabineros frente a manifestaciones pacíficas legítimas que frente a hechos de violencia que son delitos y, por lo tanto, se procederá con toda la fuerza de ley, con el uso legítimo de la fuerza”.