Expertos analizan el presente del subsecretario Zúñiga, el hombre de confianza del ex ministro Mañalich - CHV

¿Habrá un cambio en la subsecretaria de Redes Asistenciales? Algunos especialistas creen que no es conveniente debido a los frecuentes cambios en el gabinete en menos de un mes. Otros opinan que Zúñiga debe cumplir un rol técnico y no comunicacional.

A pesar de que la ministra vocera de gobierno, Karla Rubilar, confirmó la continuidad en el Ministerio de Salud de la subsecretaria de Salud, Paula Daza y el subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga, han surgido diversas dudas sobre lo que pasará con Zúñiga, conocido por ser el brazo derecho del ex ministro Jaime Mañalich.

El subsecretario se desempeñó como director de salud de la Municipalidad de Panguipulli, fue jefe de gabinete de Mañalich en el primer período de gobierno de Sebastián Piñera y, posteriormente, ejerció como gerente comercial de la Clínica Vespucio y de la Cínica de la Universidad de Los Andes.

Si bien militó un tiempo en la Unión Demócrata Independiente (UDI), no tiene una vasta trayectoria política, pero sí un vínculo muy cercano con ella al ser catalogado por distintos expertos como el hombre de confianza del ex ministro Jaime Mañalich.

La directora ejecutiva de MORI Chile, Marta Lagos, afirmó que “Zúñiga queda tremendamente dañado con la salida de Mañalich, no así la subsecretaria Daza”.

Según la experta, el subsecretario estaba “sometido a las directrices de Jaime Mañalich y se transformó en una especie de extensión. Él no tiene opinión propia”. Para Lagos, esto implicó que “la figura de Zúñiga se vea completamente sometida a la figura de Mañalich”.

Rodrigo Arellano, vicedecano de la Facultad de Gobierno de la Universidad del Desarrollo (UDD) cree que el subsecretario de Redes Asistenciales “ha cumplido la tarea”, pero se deben distinguir las capacidades técnicas y las comunicacionales: “Ahí tiene un déficit que solucionar”.

Por otro lado, la académica del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, Mireya Dávila, instó que “es difícil separar la gestión de Zúñiga con la gestión de Mañalich”.

¿Qué debe hacer el ministro Paris?

Lagos cree que para “enmendar el rumbo, producir credibilidad y dar una nueva cara”, el ministro Enrique Paris debe “poner caras nuevas”. “Puede cambiar voceros, Zúñiga es buen funcionario, hace bien su trabajo, pero desde el punto de vista de la vocería que hace, él está quemado”, opinó.

En esta misma línea, Arellano argumentó que “sería más razonable entregarle a Zúñiga una misión mucho más técnica y resguardar su perfil político y tener a otros voceros en rol de comunicación”.

Dávila mencionó que debido a los diversos cambios en el gabinete en menos de un mes tras las calidades de Sebastián Sichel, Macarena Santelices y ahora Jaime Mañalich, el presidente Sebastián Piñera “no va a querer hacer más cambios de los que ya tenemos, van a ser lo menos posibles a no ser que haya un conflicto muy abierto o el ministro Paris le pida la renuncia, pero no debería ir por ahí la lógica”.

Revisa la nota completa AQUÍ