Seminario: Efectos políticos del Coronavirus, junto a los profesores John Londregan y José Ramón Montero

Para inaugurar el año académico, la Facultad de Gobierno organizó un seminario internacional sobre los efectos políticos en España y Estados Unidos del COVID-19.

Si bien las consecuencias económicas y de salud causadas por la aparición del coronavirus serán impactantes según expertos, otro aspecto relevante de analizar son los efectos que traerá políticamente el manejo de esta crisis.

Al igual que el año pasado con la visita del profesor de Stanford e investigador en Hoover Institution, Morris Fiorina, la Facultad de Gobierno para dar inicio al año académico organizó una charla a través de Zoom “Seminario Internacional: Efectos políticos del Coronavirus”, que contó con más de 170 asistentes. Los invitados fueron José Ramón Montero, politólogo y profesor de Ciencia Política de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y John Londregan, Professor of Politics and International Affairs de la Universidad de Princeton; quienes se conectaron desde España y Estados Unidos, respectivamente.

A modo de introducción, Montero afirmó que el planeta hoy vive el peor acontecimiento desde la Segunda Guerra Mundial, con más de tres millones de casos confirmados alrededor del mundo.

También explicó que hay cuatro factores que son importantes de mencionar con respecto a lo que ocurrirá en esta materia. En primer lugar, la incertidumbre, es decir, los gobiernos deben tomar medidas que no saben cuánto van a durar y que suponen dilemas que pueden traer consecuencias trágicas. Por otra parte, la “rendición de cuentas”. Se buscará a un culpable, aunque en Europa la oposición ha decidido no criticar al gobierno y apoyarlo, hay países donde las culpas son un foco de discusión. Luego, las decisiones, “tiene que haber una cultura de pacto” y saber ponerse de acuerdo. Finalmente, el papel de los ministerios de Sanidad, que deben tener las competencias mínimas para funcionar.

El profesor Londregan, expuso cómo los casos en Estados Unidos (que ya son más de un millón) se están concentrando en el lado Este del país, por ejemplo, en el estado de Nueva York, debido a que tienen una densidad poblacional mayor que en el lado Oeste.

Por otro lado, destacó la importancia del liderazgo en este tipo de situación, donde “en una democracia los detalles dependen más de una burocracia permanente”, por ende, no solo de quien está al mando. Con respecto al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró que las personas lo culparán por el número de muertos y que el último año de su gobierno terminará con un alto nivel de desempleo y una crisis económica. Agregó que se va a agudizar la tendencia a que ocurran guerras comerciales internacionales.

Con respecto a un posible incremento de polarización política, Londregan dijo que antes de la crisis el país ya se encontraba dividido y que si bien el COVID-19 trajo el sobrevivir como causa común, no unirá a la población. En cambio, Montero indicó que este hecho es asimétrico en Europa y que es la oposición la que lleva una estrategia de división. Además, ambos coincidieron en que las tendencias nacionalistas pueden aumentar a futuro.

Finalmente, en relación a la pérdida de confianza a las instituciones, Londregan concluyó que cuando las personas sienten que el gobierno no los puede proteger es deslegitimado por el resto y que esto sucederá tras la crisis. Sin embargo, Montero añadió que otros actores como los médicos, los y las enfermeras, ganarán un mayor prestigio debido a su trabajo voluntario.

La charla fue transmitida en paralelo por UDDTV y YouTube Live.

Revisa la charla completa