Por primera vez hay más extranjeros buscando quedarse en Chile que pidiendo visas temporales - El Mercurio

Entre 2017 y 2018, la mayor demanda correspondía a quienes buscaban residir por primera vez en el país, panorama que ha variado debido a la consolidación de los flujos migratorios de los últimos años.

La obtención del permiso de permanencia definitiva se ha convertido en un factor clave para mejorar la calidad de vida de los migrantes en el país, según sostienen representantes de colectivos extranjeros sobre un visado que por primera vez este año —desde que se cuenta con registros válidos (2006)— superaría a las visas regulares. Según datos del Departamento de Extranjería (DEM) del Ministerio del Interior, cerca de 300 mil extranjeros han recibido la residencia definitiva entre 2017 y agosto de este año. Los requerimientos de este permiso han aumentado con fuerza en el último tiempo (86 mil en 2017, 126 mil en 2018 y 140 mil hasta agosto de este año), y de ellos se han concedido entre el 83% y el 85% del total. Tanto ha crecido la demanda de las residencias definitivas, que por primera vez este año son más los extranjeros que están buscando quedarse en Chile que quienes piden ingresar al país por motivos distintos al turismo.

Según Álvaro Bellolio, jefe del DEM, este panorama evidencia la consolidación de los flujos migratorios de los últimos años. “Este 2019, por primera vez, vamos a tener más solicitudes de permanencia definitiva que de visas, lo que en la práctica demuestra que se está consolidando el grupo de extranjeros que está en Chile”. A juicio de la autoridad, la disminución de quienes solicitan por primera vez residir en el país frente a aquellos que piden su establecimiento definitivo es una demostración de esta “consolidación”, pues una vez otorgado, este ya no requiere de nuevas solicitudes de visa por parte de ciudadanos extranjeros.“Los años anteriores, la mayor solicitud era del tipo de visa temporaria. Especialmente en 2016 y 2017 de extranjeros que ingresaban como turistas al país y pedían una visa por motivos laborales, con una cantidad de contratos falsos bastante alta. Hoy, la mayor cantidad corresponde a extranjeros que llevan algunos años en el país y que avanzan a un tipo de visa con arraigo de permanencia definitiva”, agrega.

En 2017 se aprobaron cerca de 73 mil permisos de residencia definitiva, y el año pasado casi 106 mil, que se suman a las 117 mil solicitudes aprobadas este año. Según especialistas, este panorama aumenta los desafíos del Estado en cuanto a las políticas públicas que deben implementarse para dar cobertura a los derechos sociales de esta nueva población: habilitada para acceder a beneficios como, por ejemplo, los subsidios habitacionales, becas y ciertos bonos. “En la mayoría de los casos, los residentes con visas temporarias ya tienen acceso a servicios provistos por el Estado, ya que están asociados a su participación en el mercado laboral o son universales (asociados a tener un rut)”, opina Mauricio Apablaza, director de investigación de la Facultad de Gobierno de la Udel Desarrollo (UDD). “Sin embargo, hay costos asociados, especialmente a corto plazo, que deben ser considerados. En este caso, la política pública tiene un rol relevante en la incorporación de la población migrante en las distintas dimensiones de la sociedad”, agrega Apablaza, para quien la convalidación de estudios surge como un medio para que los ciudadanos extranjeros expandan sus capacidades y aporten al desarrollo del país.

Guarequena Gutiérrez, representante del gobierno encargado de Venezuela en Chile, sostiene que la solicitud de permanencia definitiva va de la mano de la demanda de mejor de calidad de vida de muchos migrantes, no solo de sus compatriotas. “¿Por qué Chile?, porque Chile tiene el salario mínimo más alto de Latinoamérica”, afirma. Mientras que para Benjamín Cruz, representante del colectivo colombiano en Antofagasta, hoy el sistema prácticamente obliga a contar con la permanencia definitiva. “Porque de lo contrario, prácticamente no puedes desarrollar tu proyecto de vida”, describe el periodista de profesión, quien explica que por desconocimiento, en muchos trabajos solicitan este documento para suscribir contratos. Cruz agrega que el permiso otorga la posibilidad de postular a becas y subsidios del Estado, como los de Corfo, Sercotec y Fosis.