A quién está escuchando el Presidente Piñera - La Segunda

Mandatario morigeró sus dichos de la “guerra”, ad portas de reunión con los partidos, a la que el PS no va.

En búsqueda de consensos que permitan salir de la crisis que vive el país, al cierre de esta edición La Moneda esperaba concretar la reunión con los presidentes de los partidos, invitación que el Partido Socialista rechazó hoy, poco antes del mediodía; así también el Partido Comunista, que fue convocado esta mañana. Otros timoneles aceptaron desde un comienzo, como Heraldo Muñoz (PPD).

Desde la víspera, el Gobierno ha buscado allanar el espacio de conversación. Como ayer, cuando poco antes de las 20:30 horas, el Presidente Sebastián Piñera emitió una declaración pública en la que matizó sus dichos del domingo cuando utilizó la palabra guerra, concepto que no solo le valió críticas de la oposición; también hubo ruidos en el oficialismo. “Estamos en guerra contra un enemigo poderoso, implacable, que no respeta a nada ni a nadie”, había declarado. Anoche, volvió a condenar los desmanes, pero dijo que la destrucción fue desatada por “pequeños grupos de delincuentes con organización y con medios”, y apeló: “Sé que a veces he hablado duro contra esta violencia y delincuencia. Compréndanme compatriotas, lo hago porque me indigna ver el daño y el dolor que esta violencia y delincuencia provoca”.

Tanto la forma en que el Gobierno ha enfrentado los hechos, como el manejo comunicacional, han instalado una fuerte inquietud en los partidos de Chile Vamos, particularmente en Renovación Nacional, desde donde hay cuestionamientos a la actuación de asesores y ministros. Fuentes de Gobierno y de los partidos afirman que “sus consejeros son los mismos de siempre” y apuntan al núcleo que viene con Piñera desde Avanza Chile, en particular a quienes fueron ministros en su primer gobierno: Cristián Larroulet, jefe de asesores del Segundo Piso; Andrés Chadwick (Interior), Cecilia Pérez (Segegob) y Felipe Larraín (Hacienda). También, específicamente por el estado constitucional de emergencia en curso, Alberto Espina (Defensa), quien está unido a Piñera por una larga vida política y personal. De los anteriores, algunas fuentes dan preeminencia a Larroulet y a Larraín, por su mirada ortodoxa y en quienes se estaría concentrando la crítica oficialista. Mientras que afirman que los discursos son escritos por el Mandatario, a los cuales les da forma Jacinto Gorosabel, a cargo del área de contenidos del Segundo Piso y es estrecho colaborador de Larroulet.

Así, hay dos grandes preguntas del oficialismo. Primero, de dónde salió la frase que aludió a la guerra y barajan dos hipótesis: del propio Presidente, por información que habría recibido el pasado domingo; o de un diálogo con el ministro Espina. Y segundo, por qué se ha demorado tanto en entregar propuestas concretas en los grandes temas, más allá de la rebaja en la tarifa del Metro.

Daniel Mansuy: “No sé si él está escuchando”

“Uno siempre tiende a culpar a los asesores, pero creo que el problema es que no sé si él está escuchando. Hay algo en su personalidad que lo hace cerrarse y tiendo a pensar que él está muy convencido de su tesis bélica”, afirma Daniel Mansuy, académico de la U. Andes.  Añade que “el Presidente reculó frente a lo que tuvo que corregir hasta el general Iturriaga. Entendió que estaba más bien atizando el fuego que apagándolo con ese lenguaje bélico”, y sostiene que “el Gobierno y el Presidente en particular, todavía no aquilatan ni le toman el peso a lo que está pasando”. Junto con plantear que se necesitan “cambios potentes”, incluido uno de gabinete, para Mansuy “es necesario modificar el discurso y asumir que hubo un error en el diagnóstico con el que este gobierno comenzó, en cuanto a que en Chile estaba todo maravilloso. Y mientras más tarde se haga, peor”.

¿Cecilia Morel?

“No creo que el Presidente tenga una voz de influencia en él, porque su personalidad es lo suficientemente autónoma como para no depender de alguien”, señala Eugenio Guzmán, decano de la Facultad de Gobierno de la UDD. Sin embargo, hace un punto, que va más allá del gabinete: “Adicionalmente, una persona que ejerce un rol muy importante en los tonos del Presidente y en sus decisiones, es la Primera Dama”. Una de las polémicas de estos días fue la existencia de un audio, difundido el pasado domingo, que se atribuye a Cecilia Morel. En la grabación, la esposa del Mandatario señala que “estamos absolutamente sobrepasados” y sostiene que hay una estrategia que incluye “romper toda la cadena de abastecimiento”. Hoy, la ministra Cecilia Pérez confirmó la veracidad del audio y que había sido enviado a amigas de la Primera Dama.En cuanto a las distintas visiones que habría en el gabinete, Guzmán cree que “sí hay espacios donde se puede negociar” para encontrar un acuerdo con la oposición y distinguió entre temas centrales y los que no lo son. “Hay materias que tienen que ver con controles de precios, lo que es muy distinto a cambios regulatorios”. En todo caso, advirtió que “la desigualdad y el descontento no se van a solucionar en una semana”.