Derrota de Mauricio Macri enciende alertas para Piñera - La Segunda

Reformas económicas graduales, cuando se requieren medidas drásticas, pueden pasar la cuenta.

Mantener a raya las expectativas, no sacrificar la economía por la popularidad y no hacerse cómplice de errores pasados, son algunas de las lecciones que dejan las primarias presidenciales en Argentina. Para varios analistas consultados fue sorpresiva la distancia que sacó el candidato kirchnerista Alberto Fernández, quien obtuvo un 47% de los votos, mientras el Presidente argentino Mauricio Macri -a quien economistas y empresarios le reprochan haber sido “muy gradual” en su proceso de rectificación económica- sacó el 32%.

El periodista y columnista John Müller cree que la crítica al gradualismo de Macri tiene un poco de mito, ya que a su juicio nunca tuvo la posibilidad de optar. “Existió la opción de una política de shock, pero Macri no tenía apoyo parlamentario, en eso se parece a Piñera, y no iba tener el apoyo popular respecto de ese ajuste o política de shock. No le quedaba más que optar por el gradualismo”.

Explica que “a Macri se le están adjudicando todos los errores que en realidad cometieron los Kirchner”. “Este es un riesgo que podría correr Piñera. En Chile estamos empezando a ver una serie de críticas al estancamiento económico y que se están adjudicando al señor Piñera, cuando en realidad ese estancamiento procede de las reformas que hizo la señora Bachelet y de algunas que hizo el señor Piñera en su primer mandato” añade.

“Si un gobierno no rectifica los errores de gobiernos pasados se convierte en cómplice de ellos… y terminas asumiéndolos, haciéndolos tuyos”, dice Müller.

Expectativas y volatilidad

“Si bien la situación económica en Chile es muy distinta a la Argentina, la lección para Piñera es que debe tener ojo con el manejo de expectativas”, dice Eugenio Guzmán, analista y académico de la UDD.

Otra lección que el Presidente debiera considerar, en opinión del exjefe de asesores (segundo piso de La Moneda) en el gobierno de Lagos, Ernesto Ottone, es que el electorado de hoy es menos leal. “No hay que hacer comparaciones directas, porque el sistema político argentino es mucho más volátil. Lo que sí pasa es que en las democracias actuales la mayoría de los votantes son votantes volátiles, por lo tanto, en la medida en que un gobierno no cumple con las expectativas que trazó, hay una gran cantidad de gente, que vota sin tener una lealtad de toma de partido, puede cambiar muy rápidamente”, dice. “Si se acumula en Chile una suerte de decepción con las promesas, se pueden producir cambios, que serían más rápidos de lo que pensamos”, advierte Ottone.

El economista uruguayo Aldo Lema comenta que “Macri y su entorno optaron por la gradualidad en la estabilización fiscal y otras reformas, priorizando ‘hacer política’ y subordinando a ello una mejor política económica”. En esa línea, Lema que cree que la principal lección para Chile es que “no hay crecimiento alto y sostenible sin estabilidad fiscal, ni otros equilibrios macroeconómicos… Chile debe perseverar… Sin caer en populismos”

No es buena receta

En tanto, en entrevista en T13 Radio, el presidente de la Sofofa, Bernardo Larraín Matte, dijo que era “sorprendente que un país quiera volver a los tiempos del kirchnerismo”. En conversación con Iván Valenzuela, agregó que “el Presidente Macri intentó un camino muy gradual, tratando de mantener los equilibrios, entre el desafío económico…, de modernizar instituciones y… de mantener el apoyo popular y finalmente la apuesta resultó equivocada… La lección principal es que esa gradualidad cuando una economía está tan enferma, no es una buena receta”.