Allamand parte su carrera rezagado, cuesta arriba y a contrarreloj - La Segunda

analistas advierten que se ha quedado atrás en comparación con sus adversarios y sin narrativa propia.

La fotografía más reciente fue tomada por las encuestas Activa Research y Criteria Research, ambas de abril. Al preguntar quién te gustaría que fuera el próximo Presidente, Andrés Allamand no aparece en las respuestas espontáneas como presidenciable. El senador RN va atrás en la carrera de su sector, donde ya destacan el alcalde Joaquín Lavín (UDI), José Antonio Kast (independiente ex-UDI) y, más abajo, el senador Felipe Kast (Evópoli).

A diferencia de ellos, el exministro de Defensa de Piñera tiene, además, una dificultad previa: derrotar a los otros dos aspirantes de RN que pretenden alzarse como la carta del partido para una eventual primaria presidencial de Chile Vamos.

Incluso, ellos ya han revelado sus ganas. En El Mercurio, el 21 de abril pasado, Manuel José Ossandón dijo que “la primaria presidencial va a ser entre un exalcalde de Las Condes contra un exalcalde de Puente Alto”, mientras que Francisco Chahuán afirmó en diciembre pasado “si José Antonio (Kast) quiere ser candidato, primero tiene que competir conmigo”. Allamand, en tanto, aún no ha explicitado sus intenciones, lo que ha generado que comiencen a dispersarse sus eventuales apoyos a un año del inicio de la campaña municipal y a dos de la presidencial.

Pese a las encuestas, el senador no parece inquieto, confía en sus respaldos y tiene decidido anunciar su candidatura a fines del próximo año, lo que puede ser tardío. En los últimos períodos, las carreras presidenciales se han anticipado por dos factores. Primero, por las municipales (trece meses antes de la elección presidencial), que motivan a los aspirantes a La Moneda a recorrer el país. Y en segundo lugar por las primarias, cuyo calendario electoral comienza formalmente seis meses antes de la presidencial, pero que exige un despliegue previo de los precandidatos. En el caso de las próximas municipales, de octubre de 2020, el ambiente electoral ya estará desatado a inicios del próximo año.

Tomás Fuentes, vicepresidente RN y asesor de Allamand, justifica la decisión del senador. “Cometen un error quienes están levantando sus candidaturas. Lo correcto es buscar adhesión a un proyecto, a ideas. Allamand entiende que es necesaria esta continuidad y no la diferenciación. Somos muchos los que consideramos que él representa un proyecto político serio, moderado de centro y no de extremos”, dice Fuentes.

Apoyos tímidos y desbandados

Allamand —cuya gran ventaja es haberse instalado como referente neutral entre liberales y conservadores de RN— siente que cuenta con adhesión a nivel de parlamentarios y de dirigentes.

El problema es que algunos que hace un año lo miraban como sucesor natural de Piñera, han comenzado a dar señales en favor de otros presidenciables de RN. La diputada Catalina del Real, por ejemplo, está realizando actividades junto al senador Francisco Chahuán, mientras que su par Diego Schalper, hoy está en una posición más neutra.

La diputada Camila Flores, quien también ha reconocido que tenía simpatías por Allamand, dice que el senador “marcó una etapa importante de la política, pero hoy tengo diferencias con él. A mí, quien me representa es José Antonio Kast, más que otros liderazgos RN”.

Estos diputados en su mayoría participaban de la corriente política que lideraba el expresidente RN Carlos Larraín, quien en una entrevista a Vía X, en enero pasado, reiteró que “siempre me ha gustado Andrés Allamand”. Pero su alejamiento de la política también ha incidido en la desbandada de sus seguidores.

El senador por Santiago, en todo caso, todavía preserva un respaldo entre los diputados del ala liberal de RN. Uno de ellos, Andrés Longton, dice que “un liderazgo como el de Allamand no pasa de moda”, pero hoy admite que no tiene definido si es su candidato.

El senador José García, ligado al sector más tradicional del partido, añade que “me encantaría que el senador Allamand sea el candidato presidencial de Chile Vamos”, pero recalca que “no es el año de las candidaturas presidenciales”.

Reinvención necesaria

A juicio de los analistas Allamand no debería estar tan tranquilo. “Ossandón genera más adhesión. Lavín tiene ese camino más despejado en su partido”, dice Rodrigo Arellano, docente de la UDD.

Robert Funk, académico de la U. de Chile, opina que Allamand quedó sin narrativa. Recuerda que hace años fue “la esperanza de una renovación de la derecha. Pero este gobierno ha optado por un endurecimiento. El desafío ideológico de la derecha viene desde el extremo, no desde el centro”. A su juicio, tiene pocas opciones de remontar.

Y el analista Kenneth Bunker plantea que, a diferencia de Lavín, Allamand “no se ha sabido reinventar”. “Se ha quedado un poco atrás. Es un político tradicional. Lavín y José Antonio Kast hablan directamente con los ciudadanos, mientras que Allamand se queda en la élite”, agrega.