Capital político de Piñera se pone en juego - La Segunda

Todos las crisis ya aluden directamente al Presidente Sebastián Piñera. Y en cuatro de los cinco flancos que le se abrieron al Gobierno en las últimas dos semanas —economía, Carabineros, Ejército, La Araucanía, salvo TVN, donde Piñera optó por una reacción cautelosa—, el Mandatario puso en prenda su capital político.

De hecho, ayer, volvió a jugársela por una proyección optimista con cifras incluidas.“La economía chilena va a crecer en torno al 4%… La inversión este año va a crecer 6% y la productividad, 1,7%… Este año, probablemente vamos a batir el récord de nuevas empresas creadas, llegando a una cifra cercana a las 110 mil… Los salarios este año van a crecer en torno al 4,5% nominal”, dijo al participar de la inauguración de un centro de distribución de Falabella para compras online en San Bernardo, donde remarcó que habrá “60, 70 mil empleos nuevos” en octubre. Todo esto también lo repitió en Twitter.

El gobernante también habló esta semana en la crisis del Ejército. “Los comandantes en jefe, todos…, cuentan con la confianza del Presidente”, dijo, el lunes pasado, el ministro de Defensa, Alberto Espina, tras la reunión con el jefe del Ejército, Ricardo Martínez, en la que le pidió explicaciones por sus dichos en una cita con oficiales, donde reveló un caso de tráfico de armas y llamó a defender férreamente el sistema previsional de las FF.AA.

El Mandatario también se puso personalmente el peso de la crisis de Carabineros, a raíz del asesinato de Camilo Catrillanca y ante las peticiones de responsabilidades políticas. “Los cargos de intendentes y de ministros son de la exclusiva confianza del Presidente”, dijo Piñera desde Singapur, el 16 de noviembre, al defender al titular del Interior, Andrés Chadwick, y al intendente Luis Mayol, quien después igual dimitió.

También el propio Piñera salió a desmentir la dualidad de enfoques para afrontar la violencia en La Araucanía, entre una postura basada en la seguridad, liderada por Chadwick, y otra sustentada en un plan económico, político y social, impulsado por el ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno. “Hay una sola política”, dijo el gobernante el lunes pasado.

Y a su oficina también llegó esta semana la crisis de TVN, luego de que Francisco Orrego, quien era el presidente del directorio, renunciara a través de una carta dirigida al Jefe de Estado, molesto por la entrega de recursos sin condiciones al canal. “No me eche a perder el día” fue la respuesta de Piñera, el miércoles.

1 Expectativas económicas

La apuesta económica, que se ha intensificado en noviembre, sin embargo sigue siendo la más arriesgada, ya que el incumplimiento de promesas de campaña, especialmente en empleo, es lo que está haciendo más daño a la aprobación presidencial, según coinciden encuestólogos y economistas.

“Al Gobierno le faltó también un poco de cautela”, dijo el jueves el ex presidente del Banco Central Rodrigo Vergara en un foro de Pulso, donde apostó por un crecimiento del 3% al 3,5%.

En una entrevista en Pulso, el economista Ricardo Caballero advirtió que el escenario económico externo también puede traducirse en un “menor espacio” para que el Gobierno implemente sus reformas, lo que, además, puede llevar a “un nuevo ciclo de político de extremos”.

Sin embargo, Piñera, al ratificar la proyección del 4%, hizo más que una mera reiteración de cifras de Hacienda, también asumió el tema como un compromiso personal. “Vamos a estar creciendo por encima del mundo”, dijo ayer.

A juicio de Tomás Flores, subsecretario de Economía en la anterior administración de Piñera, “las expectativas versus los resultados” son un “flanco”. Agrega que particularmente “las expectativas sobre el mercado del trabajo no se han hecho realidad con la velocidad esperada”. Y cree que el tema llega inevitablemente a La Moneda, porque “el Presidente Piñera es asociado al cumplimiento de mejoras y esto puede llegar a afectar a la imagen presidencial”.

Flores comenta que “la clave” para afrontar el problema es “la inversión”.  En esa línea, justifica que el Presidente asuma un rol protagónico en actividades como la inauguración de la planta de Falabella, en San Bernardo, con una inversión de 100 millones de dólares y la generación de 1.500 puestos de trabajo. “Probablemente, hay varias de esas iniciativas en marcha y la autoridad tratará de hacerlas más visibles”, prevé el ex subsecretario.

2 Respaldo y querella a Carabineros

Otro tema es la crisis de Carabineros, que ya en el gobierno pasado trajo costos para la Presidenta Michelle Bachelet.

Ahora, en vista de la responsabilidad de cuatro carabineros, que perseguían un robo de autos, en la muerte de Catrillanca, el Gobierno asumió una postura híbrida. Por un lado, respaldó a la policía en la lucha contra la delincuencia, y, por otro, se querelló contra los cuatro efectivos.

Sin embargo, el episodio, que acentuó la crisis de credibilidad de Carabineros y costó la salida de Mayol, aún no está cerrado. Chadwick será interpelado en la Cámara el 11 de diciembre y se le reprocha no ejercer un control efectivo de las policías. Además, académicos como Mauricio Duce, Daniel Johnson y Lucía Dammert, han acusado una insuficiencia de las reformas del Presidente, como parte de la política de acuerdos, para reforzar la supervisión civil sobre Carabineros y la PDI.

El dirigente camionero Sergio Pérez, quien colaboró con del programa de Piñera, cree que la situación “afecta severamente al Gobierno”. Plantea que “para solucionarlo, se requiere un análisis en que el Gobierno involucre a otras instituciones como el Poder Legislativo, la Fiscalía”, además de la policías.

El general (r) de Carabineros y que también trabajó en el programa de Piñera, Rodolfo Pacheco, cree que esto debe ser afrontado como un “problema político. No pasa por tener un general nuevo. Pasa por darles apoyo a los carabineros. Denles plata y contrólenlos”.

3 Plan Araucanía, congelado

La muerte de Catrillanca acentuó otro problema para el Presidente: La Araucanía, que también era parte de su política de acuerdos. Sin embargo, el plan, que incluye el reconocimiento constitucional y la creación de un ministerio, está paralizado.

Venancio Coñuepan, director ejecutivo de la Fundación Chile Intercultural (militante UDI), dice que la muerte de Catrillanca “condiciona el futuro del diálogo”. “Esa forma de morir unió a muchos líderes que en los últimos años no se habían juntado”, dice. Cree que esto afectará al Presidente y añade que el Gobierno “no le ha tomado el guante a lo que está ocurriendo. El Gobierno, más que bajar la tensión, está provocando que siga aumentando”.

La investigadora del CEP y experta en los pueblos indígenas Isabel Aninat cree que el hecho complica directamente a Piñera. “El Presidente tiene que profundizar y hacer ajustes, pero en base a lo que ya venían haciendo”.

4 La defensa del Ejército

En el caso del Ejército, afectado por una investigación judicial por presunto fraude fiscal en viajes de altos oficiales, que luego derivó en el pase a retiro de 21 generales, la crisis sumó un nuevo ingrediente con la filtración de un audio de su comandante en jefe, Ricardo Martínez. Aunque la gestión de la crisis está en manos del ministro del Defensa, Alberto Espina, la continuidad de Martínez ya es resorte de Piñera. Y si bien el rol del Gobierno ha sido apoyado por la oposición, desde la derecha se abrieron reproches a la actitud del Presidente.

A juicio del ingeniero comercial y analista en Defensa Daniel Prieto Vial, toda situación “afecta al Presidente y al Gobierno”. Cree que esto se agrava, además, “porque ellos no están dispuestos a defender a las FF.AA. Él (Sebastián Piñera) no tiene ningún aprecio por las FF.AA.”, dice el analista, que pone de ejemplo la postura que ha asumido el Ministerio de Hacienda al frenar recursos para la modernización de la ramas castrenses.

Prieto añade que a ello se suma que “hay una campaña de desprestigio” en contra de las instituciones “sobre todo por parte de la prensa de izquierda”.

5 Fuego cruzado por TVN

El caso de TVN se transformó en la quinta crisis de la semana. Sin embargo, en esta situación las críticas hacia La Moneda provienen tanto de Chile Vamos como de la oposición.

Los diputados Andrés Celis y Gonzalo Fuenzalida, de RN, acusaron falta de apoyo al renunciado Francisco Orrego, mientras la periodista Patricia Politzer, ex directora de prensa del canal, ligada a los gobiernos de la Concertación, dijo que “todo indica que Francisco Orrego no tenía las calificaciones profesionales ni políticas”, apuntando a Piñera por su designación. De hecho, la llegada de Orrego fue una apuesta personal del Mandatario para darle un impulso financiero a la gestión. Sin embargo, el ex presidente del canal renunció sin lograr un repunte en lo económico: TVN registró pérdidas por $9.024 millones durante el primer semestre del 2018.

“En la medida en que no mejore la situación económica del canal y no se visualice un proyecto de futuro, el simple paso del tiempo hará cada vez más responsable de esta situación al directorio e indirectamente al Gobierno”, cree Gonzalo Müller, académico de la UDD y panelista en el programa Estado Nacional.

Compartir