Hora de bajar las cartas