Huelgas emblemáticas, otro golpe a la percepción de los usuarios y las expectativas empresariales - La Segunda

la huelga de dos sindicatos de profesionales de la Clínica Dávila, el mayor centro hospitalario privado del país, cumplió hoy un mes. Y las posiciones de los 600 trabajadores y la empresa aún se ven lejanas. La última oferta de la empresa fue de 4% de reajuste salarial. El rechazo detonó la paralización, ya que en la negociación de 2016 el aumento fue del 7%. “Hoy estamos en la calle con 30 días de descuento, 0% de reajuste y cero bono de término de conflicto. Si al menos la empresa hiciera un esfuerzo, esto podría cambiar”, dice el presidente del Sindicato Interempresas de Clínica Dávila, Héctor Rodríguez. Concepción, en tanto, ha sido el núcleo de la huelga de la isapre Nueva Masvida, que lleva 63 días con las relaciones quebradas entre las partes.

Son sólo dos huelgas, pero emblemáticas, que repercuten directamente en los usuarios. Sólo en la Clínica Dávila se atienden 8.000 partos al año, 24.000 cirugías y 3 mil consultas médicas diarias. Por ello, es posible entender que su efecto sea más allá de lo netamente laboral. Los servicios de esos usuarios se ven afectadas. “Sin duda los usuarios se pueden sentir perjudicados”, dice Gonzalo Müller, académico de la Facultad de Gobierno de la UDD. “El usuario se molesta en un inicio, pero también empatiza (con las demandas de los trabajadores). Eso se refleja en el apoyo que uno mide cuali y cuantitativamente”, matiza Marta Lagos, de Mori. […]

Ver nota completa:

Compartir