Dos causas para el fin de la luna de miel de Piñera: Economía y errores no forzados - La Segunda

A una semana que el Presidente Sebastián Piñera cumpla cinco meses en el cargo, la “luna de miel” de su segundo Gobierno, terminó.

Así lo confirmaron, al menos, dos sondeos de opinión conocidos esta semana, que evidenciaron que la valoración ciudadana al Mandatario cayó por primera vez bajo la barrera del 50%. Cadem (el lunes 30 de julio) y Criteria Research (en un estudio conocido hoy, ver recuadro), mostraron un 49% de aprobación presidencial.

A juicio de los encuestólogos, las razones son básicamente dos. Primero: un castigo por las expectativas económicas incumplidas, especialmente en la generación de empleo. Y dos: los errores comunicacionales, principalmente de los ministros Gerardo Varela (Educación) y José Ramón Valente (Economía).

“Lo que muestra esta encuesta (Cadem, del lunes) es el fin de la luna de miel del gobierno”, tuiteó, el martes, el gerente de asuntos públicos de Cadem, Roberto Izikson, en referencia al periodo de popularidad que gozan los mandatarios al inicio de su gobierno, ya sea porque la oposición es menos agresiva o porque la ciudadanía es más complaciente.

A modo de comparación, en el caso de Michelle Bachelet, la caída al 49% se registró el 9 de mayo de 2014, según Cadem. En otros países, por ejemplo, EE.UU. generalmente la llamada “luna de miel” se circunscribe a los primeros 100 días o a los tres meses después de asumir una nueva administración.

A juicio de Carlos Vergara, sociólogo y ex asesor del Presidente Ricardo Lagos, este período, hasta la caída en las encuestas, estuvo marcado por “una oposición u oposiciones que están en el suelo, en bancarrota”, lo que benefició al gobierno. “Hay muchos problemas en la oposición, entonces el Presidente gobierna sin oposición. Hay un vacío de la oposición de propuestas de futuro”. Por eso, precisa que “no sé hasta dónde se puede denominar a eso (este período) luna de miel”.

Es la economía…

Para Vergara, la principal causa de esta caída tiene que ver con las expectativas económicas “muy altas”, con las que llegó esta administración. Ese fue también uno de los principales ejes de campaña de Piñera.

“La caída es muy reciente y depende de la encuesta que uno tome, pero creo que tiene que ver con las expectativas que había respecto del aumento de empleo, etc. No se han cumplido mucho. No es que la economía esté bajando, pero creo que había muchas expectativas a cosas económicas. Las expectativas eran muy altas”, dice el ex asesor de Lagos.

De hecho, el sondeo de Criteria Research, conocido hoy, también reveló un descenso relevante en las expectativas económicas. El porcentaje de personas que cree que su situación mejorará en los próximos 12 meses descendió seis puntos, de 48% a 42%, y la cantidad de encuestados que piensa que el país “retrocede” aumentó en cuatro puntos, de 14% a 18%.

El director de Criteria Research, Cristián Valdivieso, dice que “hay una promesa de tiempos mejores, de una economía más boyante, que no se ha materializado. Todos los desaciertos que se han visto en las últimas semanas de alguna manera apuraron una crítica respecto del manejo o del crecimiento económico, y lo remonta a los tiempos de la campaña”.

Según el decano de Gobierno de la UDD, Eugenio Guzmán, “el tema económico está ahí y va teniendo un impacto, dada la promesa del gobierno”. En esa línea cree que afectan los cierres de empresas y los nuevos desempleados: “Los últimos eventos, el cierre de Iansa, la noticia ayer de las pastas Suazo”, comenta.

Bingos, inversiones y mechones

Otro factor clave en la caída, a juicio de los encuestólogos, son los errores comunicacionales del gobierno. De hecho, nuevamente la semana pasada Varela abrió una polémica con su propuesta para hacer bingos y reparar los colegios públicos.

Varela, en tanto, hizo una recomendación de invertir en el extranjero, en vez de dar señales de tranquilidad en Chile.“Eso impacta. Es un conjunto de elementos que se conjugan para generar una baja. Ahora, esa baja hay que entenderla que opera dentro de aquellos encuestados que son más blandos, siempre ocurre”, dice Eugenio Guzmán.Carlos Vergara también cree que “afecta, pero no es la causa principal”. “Afectan las declaraciones poco afortunadas, que independiente de que tengan razón o no, no son bien recibidas. Además, lo que pasó con el ministro de Hacienda con su viaje a Harvard”, agrega.Este tema fue discutido el lunes pasado en la reunión de partidos políticos con ministros en La Moneda.

E, incluso, el mismo Presidente, al ser consultado, el lunes pasado, si atribuía la baja en las encuestas a sus ministros, respondió: “por supuesto que de repente ocurren palabras demás, palabras poco afortunadas”.“En parte se explica por los dichos de uno o dos ministros (Varela y Valente), pero también los hitos del propio Presidente”, reflexiona Cristián Valdivieso, que menciona el mechón de pelo que el Mandatario le cortó a la intendenta Karla Rubilar o que el mismo Piñera dijera frente al cierre de Iansa: “para que nazca un árbol nuevo tiene que morir uno viejo”.

“(Esas situaciones) se recogen (en la encuesta) como una serie de desaguisados del Gobierno. Habla de esta imagen que la gente tiene de la élite riéndose de las cosas que a la gente le importan”, añade.

Compartir