José Antonio y Jacqueline, en carrera olímpica por el liderazgo conservador - La Segunda

Un total de 86 apariciones en portales de prensa tuvo el ex candidato presidencial José Antonio Kast durante la última semana, según Google News, a raíz de la agresión que sufrió el pasado 21 de marzo en la Universidad Arturo Prat de Iquique.

Según datos de su equipo, el hashtag #FuerzaKast, alcanzó 4.690 tuits, ese día.

Otra que también tuvo visibilidad durante la última quincena fue la senadora y presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, quien amenazó con ir al Tribunal Constitucional si el proyecto de identidad de género termina incluyendo a los adolescentes.

De hecho, el pasado 27 de marzo ella se mantuvo toda la mañana como trending topic en Twitter tras haber dado una entrevista en T13 Radio, donde reafirmó su postura.

En la última semana, ya había concedido entrevistas a La Tercera, Bío Bío, Oasis y TVN.

Los temas valóricos y la actitud para enfrentar a la izquierda —además de la defensa de los territorios ganados en la Guerra del Pacífico, el problema migratorio y la violencia en La Araucanía— se han reactivado, particularmente en la últimas dos semanas, como las principales banderas de lideres que se definen sin complejos como conservadores.

Y si bien J.A. Kast y Van Rysselberghe han acaparado la mayor atención con sus respectivas polémicas, desde el lunes pasado el senador Manuel José Ossandón (RN) comenzó a reforzar su discurso conservador con mensajes en rechazo a la demanda boliviana (ver recuadro). Y a pesar de que algunas polémicas cosechan a veces más críticas que apoyos, la pasada elección presidencial demostró que el nicho conservador pesa, incluso, más que el electorado DC.

Kast sacó un 7,9% de los votos, con 523 mil sufragios, y en la última encuesta CEP, de octubre de 2017, un 20% se identificó con la derecha.“Está muy claro que ellos están apuntando a hacerse dueños de ese nicho conservador, que no está bien articulado en este momento”, dice el académico de la U.

Central, Kenneth Bunker, al comentar los últimos despliegues mediáticos de Kast, Van Rysselberghe y Ossandón.A juicio del analista y académico de la UDD, Eugenio Guzmán, el interés por el electorado de derecha se debe a que “un tercio probablemente de la votación de Piñera viene de un mundo conservador, más bien religioso”.

“Obviamente tiene sentido tratar de capitalizar eso”, sostiene Guzmán.

Bunker interpreta que el surgimiento de líderes conservadores se debe a que, en general, los dirigentes de derecha se están volviendo “más liberales, de modo que el mundo conservador no estaría siendo representado.

Es en ese espacio donde estos referentes cobrarían fuerza”.

El académico de la PUC y columnista, Gonzalo Rojas, quien estuvo detrás de la pasada candidatura de José Antonio Kast, señala que “son cientos de miles las personas que esperan esa opción (conservadora) y que ya respaldaron a José Antonio cuando todos apuntaron en su contra”.El mismo José Antonio Kast añade: “la verdadera derecha es la que defiende el sentido común; aquella que no tiene complejos en defender ciertas cosas y que tiene convicciones, que no se acomodan según la ocasión”.La presidenciableAunque la elección presidencial aún se ve lejana, el debate por la sucesión de Piñera ya se inició en Chile Vamos.

De hecho, el Consejo Directivo Ampliado de la UDI pidió a la mesa que preside Van Rysselberghe comenzar a buscar con “anticipación” un candidato(a) presidencial.En ese plano hipotético, la senadora tiene a su favor que aún controla, a pesar de la disidencia de Jaime Bellolio, un partido con 4 ministros, 9 senadores y 30 diputados.

Y a pesar de que la senadora todavía no revela aspiraciones presidenciales, su nombre ya ha sido levantado.

“Ella siempre tiene que estar disponible para asumir un desafío presidencial”, comenta el diputado UDI Ignacio Urrutia.Kast, en tanto, de cara a una hipotética carrera a La Moneda, tiene la ventaja de que ya tiene una elección presidencial a cuestas y 226 mil seguidores en Twitter.Otras apuestasPor su parte otros eventuales aspirantes a la Presidencia tienen estrategias que se alejan del mundo conservador.

El senador RN Francisco Chahuán, si bien tiene lazos con grupos conservadores, hasta el momento tiene una apuesta moderada: levantó el movimiento Federación Social Cristiana (que busca representar a electores de centro) y, en un coqueteo con la DC, invitó a Mariana Aylwin a sumarse a RN.

Felipe Kast (Evópoli) busca representar a sectores más liberales o lo que él llama una “derecha moderna”, mientras que Andrés Allamand (RN), ceñido a la postura de La Moneda, aboga por ahora por los acuerdos con la oposición.

2018-03-29_impresa.lasegunda.com_3F3BS500

Compartir