¿Terminó la guerra en Siria?: Analistas comentan sobre el estado de uno de los peores conflictos armados de los últimos años - Emol

Rusia y EE.UU. auguran que el conflicto está llegando su fin, retirando tropas de la zona y declarando la derrota total del Estado Islámico. No obstante, algunos dudan y aseguran que la crisis está lejos de concluir.

SANTIAGO.- La guerra civil en Siria estalló en 2011 tras la represión de manifestaciones contra el régimen de Bashar al-Assad, y ya ha causado más de 340.000 muertos y millones de desplazados. Pero hace algunas semanas que líderes internacionales han afirmado que el conflicto bélico terminó o está ad portas de concluir.

A finales de noviembre el Presidente ruso, Valdimir Putin, auguraba que la crisis estaba “casi finalizada”, retiraba parte de sus tropas en el país y anunciaba “la completa derrota” del Estado Islámico (EI) en Siria. En tanto, su par estadounidense, Donald Trump, pronosticaba “el fin del califato” y el tránsito hacia una nueva fase.

Sin embargo, el mismo Trump firmó hace dos semanas el presupuesto del Pentágono para 2018, que establece el envío de mayores recursos para sus misiones en Siria. Mientras, el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH) informaba el viernes de enfrentamientos entre el régimen, radicales islamistas y rebeldes en la periferia de Idlib, causando más de 60 muertos en 24 horas.

Ante este escenario, analistas internacionales comentan qué tan cierto es que el conflicto bélico terminó o está por finalizar y sobre la situación actual del devastado país de Medio Oriente.

¿La guerra de Siria llegó a su fin?

“Sin lugar a dudas la amenaza de ISIS, de que plantea una desarticulación del Estado sirio, eso está terminado. Pero la resistencia de estos grupos va a proseguir y la situación de hoy día en Siria necesita mucho tiempo para reconstruirse. La inestabilidad en la región no permite que se estabilice la zona, a medida que eso requiere un cambio que, lamentablemente, va a ser largo y que se va a demorar por lo menos una generación en reconstituirse (…) EE.UU. no va a salir de la zona y va a actuar a través de sus agentes y aliados estratégicos regionales (…) Rusia yo diría que por sus necesidades estratégicas va a permanecer apoyando al régimen sirio. Yo no sé si alguien ganó en esta guerra, si plantearse un triunfo en esta situación, pero sin lugar a dudas los rusos se vieron fortalecidos en el área”.

Eugenio Chahuán, académico de Centro de Estudios árabes de la U. de Chile.

“La duración promedio de las guerras civiles está entre 12 y 15 años. Tienen momentos de alta y baja intensidad, entonces declarar la victoria con relación a la guerra civil en Siria es anticiparse a procesos que todavía no conocemos (…) Subsisten focos de conflicto aún en permanencia en Siria. (El fin de la guerra) es altamente simbólico, que manifiesta la desaprensión que las grandes potencias como Rusia y EE.UU. han tenido sobre el tema sirio, pero yo no declararía el conflicto como terminado, en ningún caso (…) EE.UU. alcanzó sus objetivos políticos, deja la guerra. Rusia alcanzó sus objetivos políticos, deja la guerra. Pero falta todo el resto (…) Dada la enorme cantidad de actores que hay en el país hoy, uno no puede decir sencillamente que porque Rusia alcanzó su objetivo entonces la guerra terminó. Se ha declarado muerta la organización del Estado Islámico, que es un error mayúsculo y profundo, porque no está muerto, está en una fase en que se encuentra físicamente debilitada, pero su ideología sigue captando la atención de múltiples personas. Y si uno compara lo que ha ocurrido en los últimos 20 años de radicalismo islámico, lo más probable es que este periodo vaya a terminar en los próximos años y vuelva a resurgir. Lo vimos en Irak, en Afganistán y posiblemente lo vamos a ver nuevamente en Siria (…) Falta que pasen muchas cosas aún para declarar que el conflicto ha terminado”.

Guido Larson, académico de la Facultad de Gobierno de la U. del Desarrollo.

“Sí, ha habido avances, pero hay que pensar que es una guerra que ha durado cinco años o más y eso deja huellas. Las potencias mundiales sí son un factor importantísimo para aliviar el tema, pero no creo que se elimine totalmente, porque las raíces de mantienen (…) Existen bases para poder pensar que esto puede continuar, en una intensidad menor sin duda, pero con un régimen que se mantiene y con una presencia de dificultades religiosas que están a la mano. No solamente están las potencias, si no que están las divisiones internas y está la presencia de Irán, que es muy significativo en el apoyo al régimen actual (…) lo que pasa es que hay un desgaste de todas las fuerzas y ese desgaste es el que permite mirarlo como que hay un alivio, pero es un alivio que no ha cambiado prácticamente nada. Ha habido la derrota de algunos sectores y la victoria momentánea de otros. Definitivamente no creo que (las potencias) vayan a abandonar y dejar todo en manos de los sirios como estaba antes y que no haya pasado nada. Sería perder y no creo que lo permitan de manera muy sencilla. Las bases para que todo vuelva a explotar en cualquier momento, ahora sin tanta presencia de extranjeros, es un riesgo alto que seguramente lo vamos a ver desarrollarse en los próximos año”.

Samuel Fernández, analista internacional y académico de la U. Central.

fe3a673c20310f7bd12096c5f28b2fb2

Compartir