Baja aprobación presidencial por Eugenio Guzmán

“Las sociedades modernas son más escépticas respecto a la política y por lo tanto, más desconfiadas. La confianza ha ¡do decayendo de manera sistemática hacia los partidos políticos y las instituciones. No sabemos mucho las razones; algunos autores plantean que tiene relación con un mundo mucho más circularizado, más educado, con más acceso a bienes materiales, más sofisticado y con más información por lo que las personas tienden a ser mucho más escépticas respecto de los discursos políticos.

En el caso de Latinoamérica, son sociedades cuyas democracias nacieron frente a gobiernos autoritarios y eso generó muchas expectativas de todo orden. Y cuando tienes muchas expectativas, el tiempo entre expectativa y realización es más corto. La gente es más impaciente y eso trae como consecuencia un mayor descontento, una mayor desconfianza. A eso hay que agregarle que las sociedades latinoamericanas, Chile entre ellas, tienen bajos niveles de confianza interpersonal.

Mucha gente ha planteado que con Piñera se inaugura en el país un periodo en el que surge una ciudadanía muy crítica y que ahora eso le está repercutiendo a Bachelet… Yo creo que sí.

¿Hay mayores posibilidades que siga replicándose esa actitud de la sociedad? Yo diría que sí, hay una suerte de enervamiento, de sensibilidad y por lo tanto, de reacción muy alterada con respecto a las cosas que ocurren y que se manifiesta inmediatamente. En esos términos, uno podría esperar que esto siga: vamos a estar acostumbrados a estas altas y bajas”.

Nota publicada en La Segunda 23/05/2015

Compartir