Los políticos y el desafío de recobrar su credibilidad por Gonzalo Müller

Si los cambios propuestos no le duelen a los políticos, en el sentido de hacer más exigente su labor, no lograrán el objetivo de ser un primer paso en recuperar la confianza y credibilidad.

Estamos frente a una gran crisis política, los escándalos de estos meses han puesto en tela de juicio todo el sistema. La gravedad de esta amenaza pone en jaque la relación entre los ciudadanos y sus representantes. La desconfianza se agudiza y se transforma en legitima rabia frente a quienes parecieran no dimensionar el daño.

Se necesita una reforma profunda que se haga cargo de los abusos, pero que sobre todo dé una respuesta institucional a las demandas de cambio de la ciudadanía y que haga mas exigente el ejercicio de la política, ponga fin a ciertos privilegios no justificados, y castigue incluso en los casos más graves con la pérdida del escaño de representación a quienes no cumplan. Una nueva institucionalidad que dé mayor transparencia al ejercicio de los cargos públicos y sancione duramente cualquier atisbo de corrupción.

Si los cambios propuestos no le duelen a los políticos, en el sentido de hacer más exigente su labor, no lograrán el objetivo de ser un primer paso en recuperar la confianza y credibilidad. Recuperar el correcto sentido de la política, como la mejor manera de alcanzar el bien común, es indispensable y necesario para que los ciudadanos participen en mayor número e intensidad en el debate y también ejerzan su derecho a voto.

El dilema es que estos cambios y reformas requieren esencialmente de los políticos, los mismos que están duramente cuestionados, y que ellos ejerzan un liderazgo suficiente como para soportar las críticas que arreciarán frente a muchos de estos cambios, y no se dejen seducir por el populismo de muchos que solo repiten lo que parte de la calle vocifera o lo que la galería quiere escuchar.

Sacar a la política de esta crisis requiere el esfuerzo y liderazgo de todos los actores. Solo un consenso amplio puede darle legitimidad a una transformación institucional tan profunda y poder retornar a la estabilidad que permita al país seguir avanzando hacia el desarrollo.

Publicada en El Diario de Concepción 29/03/2015

Compartir