Escenario energético 2015 y sus desafíos por Nora Au

No cabe duda de que ha habido un cambio de escenario en la industria eléctrica chilena, que se manifiesta en un lento transitar para destrabar proyectos de inversión, después de un proceso de aprendizaje y adaptación de sus actores, quienes han comprendido que se debe compatibilizar tanto la necesidad de satisfacer la demanda energética del país a un costo competitivo, como la de fortalecer las relaciones comunitarias y el respeto al medio ambiente, de modo de concebir “creación de valor económico y también social”. Estos cambios no son exclusivos de Chile, sino una tendencia mundial donde se ha reconfigurado la industria energética, poniendo mayor atención a aspectos sociales sumado a la irrupción de nuevas tecnologías a menor costo y cambios en la industria del petróleo y el gas.

Así, a pesar de que no habrá cambios radicales en la generación demanda y precios de la energía eléctrica en Chile respecto a 2014 el restablecimiento de confianzas permitirá impulsar políticas públicas más certeras, además de atraer nuevos actores a la industria.

En 2015 no se solucionarán los problemas, pero existirán avances importantes para que el sistema eléctrico chileno deje de ser vulnerable, lo cual pasará necesariamente por alcanzar un equilibrio armónico entre los factores sociales, ambientales y económicos.

La llegada de nuevos actores ayudará a desconcentrar la industria. Asimismo, y respecto a la matriz, es clave haber comprendido que no se puede prescindir de ninguna de las fuentes de energía de base. El apoyo explícito del gobierno a la Planta Termoeléctrica María Elena, la Central Luz Minera y la de Ciclo Combinado Kelar, da cuenta de aquello. Asimismo, con Alto Maipo hay un reconocimiento del aporte de la hidroelectricidad al país. Todo ello sumado a la favorable irrupción de las ERNC cuyos proyectos aprobados y en construcción superan con creces las expectativas de hace algunos años lo que tendrá efecto significativo a partir de 2016 en la matriz aunque se mantiene pendiente el desafío de mejorar la gestión e intermitencia de sus aportes.

Leer columna completa Aquí

Publicada el 28/01/2015 El Mercurio.

Compartir