Remedio y enfermedad por José de la Cruz Garrido

Platón, personificado en Sócrates, utiliza una analogía para explicar la importancia del saber en la toma de decisiones: cuestiona si le preguntaríamos a la mayoría o haríamos una votación para consultar por el remedio para una enfermedad. Si incluso hoy nos hacemos la pregunta, la respuesta es evidente: iríamos y consultaríamos al doctor. En el discurso del 21 de mayo, la presidenta Michelle Bachelet pasó revista de los objetivos concretos de su programa y plan de trabajo para los próximos años, incluso más allá de su mandato. Las ideas y temas por cierto son múltiples y extensas, haciendo hincapié en que el marco ideológico de este plan es el resultado de una opinión mayoritaria que en democracia está en todo su derecho de hacerse valer.

En este contexto, agradeció la celeridad con que se votó en la Cámara de Diputados la idea de legislar su Reforma Tributaria e hizo un potente respaldo a su ministro de Hacienda, destacando -al igual que él- que esta reforma no sólo no dañará a la clase media, sino que incluso favorecerá a microempresarios y emprendedores. Y es en este punto que cabe detenerse toda vez que economistas de distintas vertientes (Marfán, Velasco, Aninat, Foxley o Schmidt Hebel, por nombrar a quienes tienen más tribuna), han señalado que eso no es tan claro tal como la reforma está hoy.

Y claro, decirle a la mayoría que la política debe ser participativa y que los actores sociales serán determinantes en el diseño de la política pública es un distractor muy eficiente. Porque el problema es que la analogía de Platón nos dice que si ir al doctor seguramente involucra distintas opiniones y certezas, esto le cae de manera mucho más patente a nuestra moderna ciencia económica. Es aquí donde el Gobierno quiere hacer creer a la mayoría que la discusión está en hacer o no una reforma (como dar o no dar el remedio) cuando la discusión debería ser qué reforma y con qué objetivos (qué remedio dar). Algunos economistas bien saben también que encontrar todas las repuestas en la creación de créditos estatales clúster, agencias, subsecretarías y ministerios, es decir, más Estado tampoco es garantía de nada si no existe una actividad económica espontánea que regular.

26/05/2014

Facultad de  Gobierno
Carrera de Ciencia Política  y Políticas Públicas
UDD 2014 ®

 

Compartir