El frente a frente de Bachelet II y Piñera II en sus primeros 100 días - Radio Santiago

Una de ellas es la popularidad. Y, precisamente, en la Cadem del pasado lunes, el Presidente marca un 60% de respaldo, mientras que la ex gobernante, en el mismo período obtuvo un 53%.

“Ha aprovechado visibilizar temas que han tenido un impacto muy positivo en la opinión pública, como el acuerdo por la Infancia o la nueva política de migraciones”, así explica Roberto Izikson, gerente de asuntos públicos y estudios cuantitativos de Cadem, la buena aprobación que ha tenido el Presidente Sebastián Piñera desde su retorno a La Moneda.
Así, en La Moneda sacan cuentas alegres cuando hoy se cumplen 100 días del segundo período del Jefe de Estado. Y en diversos sectores ya han comenzado las comparaciones con su antecesora, la ex Mandataria Michelle Bachelet.
Una de ellas es la popularidad. Y, precisamente, en la Cadem del pasado lunes, el Presidente marca un 60% de respaldo, mientras que la ex gobernante, en el mismo período obtuvo un 53%.
Por otra parte, un 24% desaprueba la gestión gestión de Piñera. En la misma semana, pero hace cuatro años, el rechazo al gobierno de Bachelet era de un 30%.
Izikson explica que el mayor respaldo del Mandatario en comparación con su antecesora, se debe a diversos factores. Entre ellos, la alta votación con la ganó en la segunda vuelta lo que, a su juicio, “le permite proyectar una imagen muy positiva”. Junto a ello, señala que “ha habido un cambio en las expectativas en comparación al gobierno de la ex Presidenta”. Además, el Jefe de Estado, indica, ha estado presente en temas que impactan en la ciudadanía, como crecimiento económico o seguridad, lo que también le ha generado apoyos.
De hecho, esta buena evaluación permitió que el actual Mandatario alcanzara nuevamente su punto máximo de popularidad en estos cien días: 60%, cifra que marcó por primera vez en la semana del 13 de abril. La cifra registrada por Piñera, supera por 4 puntos la cantidad más alta de aprobación que obtuvo Bachelet, que fue de 56% en la semana del 3 de abril de 2014. Incluso, el promedio del apoyo al Jefe de Estado durante estos cien primeros días  supera al de su antecesora: 56,4% contra 52,4%.

Para su segundo mandato, la ex Presidenta se autoimpuso sacar adelante 56 medidas en sus primeros 100 días. Según los anuncios cumplidos, la ex Mandataria prácticamente alcanzó su meta con 50 logros en ese período. Estos se concentraron en Ciudad y territorio, Salud y Educación. En el primer aspecto, se encuentran ocho medidas, como el aumento de áreas cubiertas por el programa “Quiero mi Barrio”, un plan de ciclovías, diagnóstico del estado de la reconstrucción, y el estudio de factibilidad de la Línea 2 y Línea 3 de Metro. En Salud, destacan la definición de comunas y centros de salud donde se habilitarán 132 SAR (Servicios de Atención Primaria de Urgencia de Alta Resolución); el inicio de la implementación del Fondo Nacional de Medicamentos, y la entrega del Plan Nacional de Inversiones de salud pública 2014-2018, entre otros puntos.
Y en Educación, que fue el eje de su gobierno -y lo que hoy defiende de su legado- en poco más de tres meses, Bachelet se anota el envío del proyecto que ponefin al lucro, la selección y el copago en colegios que reciben recursos públicos, la entrega de listado de localidades en 2014 donde se implementarán 500 de 4.500 nuevas salas cunas y la firma de los convenios que crean cinco Centros de Formación Técnica, entre otras medidas.
“La ex Presidenta entró con el sello de una temática que ya estaba instalada en el primer gobierno de Piñera, que fue la educación. Su agenda prácticamente ‘transpiraba’ educación. Y de ahí no se salió. De hecho, Bachelet realiza una reforma tributaria para financiar los cambios en esa materia”, comenta Eugenio Guzmán, decano de la Facultad de Gobierno de la Universidad del Desarrollo. “Pero resulta que la tributaria fue una reforma mal hecha, difícil de explicar y, en materia educacional, hasta la gente de Revolución Democrática que estaba en el Mineduc terminó por irse del gobierno”.
Distinto es el sello que está marcando en estos días el Presidente Piñera.
“El único gran tema con el que llega al poder es el crecimiento económico, tras las malas cifras que existían, que repercute en la vida cotidiana de las personas, como el empleo. Y a eso se suman temas que, de cierta manera, son heredados del gobierno de Bachelet, como la inmigración y el Sename”. Guzmán sostiene que en ambas materias, el Jefe de Estado las ha abordado de “manera poco ideológico. Lo hace con con un sello de orden y justicia, tanto en inmigrantes como en Sename”.
Y si bien se sale algo de la norma, la agenda de equidad de género terminó también marcando estos 100 días. El decano de la Facultad de Gobierno de la UDD, destaca que, en esa área, Piñera toma el concepto del “reconocimiento”.
En estos 100 días, en la actual administración se contabilizan 43 “medidas cumplidas”, entendiendo estas como temas en los que se ha hecho un anuncio y se ha presentado un proyecto de ley, se le ha dado urgencia a alguna iniciativa en el Congreso, o se ha realizado algún acto administrativo.
La delantera la lleva Migración. Nueve son los tópicos que se han abordado en esta materia. Entre ellas, una nueva Ley de Inmigración (mediante indicaciones al texto que se encuentra en el Congreso), y medidas administrativas como la visa consular de turismo para ciudadanos de Haití, visa de responsabilidad democrática para Venezuela y proceso de regularización para entregar este documento a 250.000 extranjeros.
En tanto, tal como se dijo en campaña y en el programa de gobierno, el crecimiento es otras de las áreas prioritarias de estos 100 primeros días. Esto se refleja en iniciativas como dotar de mayor autonomía al Consejo Fiscal, las indicaciones al proyecto de ley de pago oportuno para las Pymes, y la creación de la Oficina de Gestión de Proyectos Sustentables, entre otros.
El otro gran eje que marca el sello de Piñera II es seguridad ciudadana: Ley Antiportonazo, perfeccionamiento Ley Antiterrorista, reforma de las Policías y el anuncio del Sistema Táctico de Operación Policial, son algunos de las iniciativas que La Moneda ha impulsado, teniendo presente que es uno de los temas que, según las diferentes encuestas, están entre los primeros lugares de las preocupaciones de la gente.

En lo social, la segunda administración de Sebastián Piñera ha estado marcada por el movimiento feminista -que se inició a principios de abril en la Universidad Austral de Chile y que incluso generó la toma de la Casa Central de la Universidad Católica-. La intensidad de las manifestaciones causó que el Ejecutivo presentara la “Agenda Mujer”. “Vamos a terminar, en el corto plazo, con todas las discriminaciones contra la mujer“, señaló el Jefe de Estado cuando lanzó el paquete de doce medidas, entre las que se incluían reformar la Constitución para consagrar la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, generar un plan único de salud en las Isapres y establecer el derecho a la lactancia libre a las mujeres.
Otro punto que ha marcado estos primeros 100 de gobierno es el nivel de violencia de los incidentes en las tomas encabezadas por estudiantes secundarios, como lo ocurrido en las últimas semanas en el Instituto Nacional, donde se encontró material para confeccionar bombas molotov, o el incendio de este fin de semana en el Liceo Miguel Luis Amunátegui, en medio de una toma.
Mientras que en los primeros 100 días de Bachelet II, la ex Mandataria tuvo una “calle” mucho más tranquila, en parte porque los dirigentes estudiantiles, como Giorgio Jackson y Camila Vallejo, ingresaron al Congreso, y militantes de Revolución Democrática, como Miguel Crispi, tuvieron un rol clave en el ministerio de Educación, encabezado por Nicolás Eyzaguirre.
“Fueron meses tranquilos, no hubo la cantidad de tomas y agitaciones que ha tenido que pasar Piñera. Había un cierta calma y expectativas en los actores sociales”, recuerda Carlos Correa, ex subdirector de la Secretaria de Comunicaciones (Secom) del segundo gobierno de Michelle Bachelet.
A nivel político, la segunda administración Piñera ha tenido que enfrentar una oposición mucho más activa que la que tuvo Bachelet.
En menos de de 100 días, dos ministros -Emilio Santelices (Salud), a solo 52 días de asumir, y Hernán Larraín (Justicia)-, fueron interpelados por la oposición en el Congreso. Iincluso el titular de Salud tuvo que preparar una defensa para enfrentar una eventual acusación constitucional. Caso muy distinto a lo ocurrido en Bachelet II: la primera jefa de cartera en presentarse en el Congreso fue Paulina Saball (Vivienda), 103 días después de que la ex Presidenta arribara a La Moneda.
Sebastián Piñera también ha tenido que enfrentar una ofensiva fuera del  Congreso, liderada por el Partido Socialista. No solo se han restado de los acuerdos nacionales convocados por La Moneda sino que también han sido activos en fiscalización de la administración, llegando a presentar acciones judiciales ante la Contraloría y el Tribunal Constitucional. Para el ex subdirector de la Secom en este punto no habría tanta diferencia: “La UDI fue mucho más a la Contraloría de lo que ha ido el PS, lo que pasa es que no le iba bien, por eso no se sabe”.
Las coaliciones oficialistas, vivieron los primeros 100 días de formas distintas. Hasta ahora, Chile Vamos en el gobierno ha tenido más unidad, con diferencias solo en los temas valóricos. Ambiente que podría cambiar tras las críticas de RN sobre la instalación. En tanto, la Nueva Mayoría durante el mismo período vivió su primer remezón político: la creación del término de “retroexcavadora” por parte del senador Jaime Quintana, lo que generó críticas dentro de sus mismos socios. A su vez que la DC instauró la idea de reformas con matices, particularmente en educación, algo que también tensionó el oficialismo de entonces.

7793a60ff6057ceae6575cf9423c6613

Compartir