Columna Gonzalo Müller "El gobierno frente a su laberinto 2019" - La Tercera

En la antigua Grecia nace el mito del minotauro escondido por Dédalo en un laberinto, al que Atenas debía enviar siete jóvenes y siete doncellas como sacrificio para ser introducidos al laberinto y devorados por el minotauro.

Solo Teseo, hijo del rey de Atenas, quien va como voluntario al sacrificio, logra dar muerte al minotauro y salir del laberinto, siguiendo el consejo de Ariadna, que le dijo que fuera desenrollando un hilo en su camino para que pudiera después volver.De la misma forma, el gobierno del Presidente Piñera, más allá de sus logros en materia económica, reactivando la inversión y el empleo, poniendo a Chile a crecer por sobre América Latina y el mundo, mira al Congreso, dominado por las diversas oposiciones, como un laberinto, a través del cual deberá pasar este año sus principales reformas, partiendo por la tributaria, la de pensiones y la laboral.

Las oposiciones solo tienen esta mayoría para decir que no, porque saben que si abren espacios de negociación, sus filas se dividirán y comenzará la guerrilla interna de recriminaciones. El senador Ricardo Lagos Weber lo ha dicho con certeza: una oposición no puede agotarse solo a decir que no, si de verdad aspira a ser alternativa de gobierno.

Un año después de la derrota, la izquierda no tiene acuerdo ni un proyecto político que impulsar; la pugna por la hegemonía de ese sector sigue vigente, sino basta ver cómo el Frente Amplio pone en duda el acuerdo administrativo para gobernar la Cámara, dejando a la DC en ascuas y haciendo buena conducta. Esa es la realidad.

Por un lado, el gobierno con la necesidad de pasar sus reformas por el laberinto del Congreso, y, por otro, las oposiciones queriendo hacer sentir su mayoría, aunque esto solo sea para negar y sacrificar las reformas, como lo hiciera el minotauro.

¿No será tiempo de que el gobierno recuerde tirar del hilo como lo hiciera Teseo? En este caso, ese hilo es recordar el camino que lo trajo a la Moneda en primer término.

En parte lo ha hecho.

Cada vez que el Presidente Piñera ha presentado un proyecto que tiene un apoyo ciudadano mayoritario, éste ha sido aprobado.

Y las oposiciones que vienen de la Concertación y de la ex Nueva Mayoría saben por experiencia que rechazar un proyecto que tiene gran apoyo es jugar con fuego, más aún cuando ya se acerca el nuevo ciclo electoral 2020-2021. El sentido común y la clase media han sido las llaves que han permitido al gobierno sortear la carencia de una mayoría propia en el Congreso.

Basta ver, solo como ejemplo, cómo le ha incomodado a la izquierda el proyecto de admisión justa y el recorrido que hace la ministra Cubillos recogiendo testimonios de familias que hablan de lo necesaria que es esta simple reforma, y de que el mérito y el esfuerzo deben tener un espacio también en el ya famoso algoritmo.

Vamos tirando del hilo y sin duda saldremos bien de este laberinto.

Gonzalo Müller, Director Centro de Políticas Públicas UDD

Compartir