¡Conoce a Miguel Ángel Fernández!

Alumni de Ciencia Política y Políticas Públicas UDD, cuenta su experiencia de estudiar en la universidad y sobre el doctorado que cursa en Boston University.

Miguel Ángel Fernández aprovechó al máximo su paso por la universidad como estudiante. Se tituló en 2013, fue presidente del Centro de Alumnos de Ciencia Política, participó en múltiples voluntariados e incluso, en 2011, se ganó una beca, a través del programa “Canada-Chile Leadership Exchange Program” para realizar un intercambio en la Universidad de Victoria.

Desde 2014 trabaja en la UDD como profesor de pregrado de la Facultad de Gobierno y la Facultad de Comunicaciones. Actualmente, realiza su doctorado en Ciencia Política en la Universidad de Boston, y en paralelo hace clases en Estados Unidos.

“Ciencia Política es una carrera que potencia el seguir estudiando. El mundo cambia constantemente y estamos viviendo momentos de ajustes muy importantes y es esencial mantenerse actualizados. Esto se enriquece mucho con una experiencia internacional, por eso es fundamental cultivar esa hambre intelectual”.

¿En qué te encuentras actualmente?

Estoy haciendo mi tesis doctoral. Escogí la Universidad de Boston para conocer cómo es la carrera más contemporánea en este país, y así volver a enseñar. Mi foco es avanzar para llevar ese aprendizaje de vuelta y que les sirva a mis alumnos.

¿Cómo ha sido el cambio de seguir estudiando en contexto de pandemia?

Cambiar de clases presenciales a online fue un cambio drástico. Pasar de interactuar con cuarenta personas en una sala, que los profesores también nos motivaran con la comunicación no verbal, a estar detrás de una pantalla y tratar de mantener las ganas y el espíritu por aprender, es complejo.

En relación al inglés, ¿ha sido un desafío?

Tuve una base de inglés buena, pero cuando te enfrentas a un intercambio te das cuenta que por muy preparado que estés, no es suficiente. Por eso hay que practicar a diario, desde la lectura de estudios académicos o libros. Es importante estar perfeccionando la lectura y escritura en este idioma, son herramientas que tiene que tener un cientista político moderno. Quedarse solo con lo que está en español entrega un campo de visión muy limitado.

¿Por qué decidiste estudiar Ciencia Política en la UDD?

Como muchas personas tenía preguntas de cómo funcionaba el Estado, cómo operaban las personas en política, cómo era la conexión de lo público con lo privado, y más. Por eso llegué a la conclusión de que la Ciencia Política podía llenar esas inquietudes. Además, la malla de la UDD entrega conocimientos técnicos y teóricos, y tiene un sello importante que es el superar los desafíos, a través de la excelencia.

¿Qué herramientas crees que te entregó la carrera?

Fue el hambre por conocimiento, a través de los cursos, voluntariados, centro de alumnos o intercambios. Uno se da cuenta de que el mundo está afuera y tenía que desarrollar la vocación de la Ciencia Política desde el talento que vas adquiriendo.

La carrera tiene una línea muy potente de matemáticas y metodología de la investigación que te da una ventaja comparativa incluso con estudiantes extranjeros. La formación es tan sólida que te permite conversar a la par con cualquier alumno/a de pregrado o postgrado en el mundo.

¿Qué le recomiendas a quienes están estudiando Ciencia Política?

Que estén abiertos a todo lo que van a leer. Es importante desarrollar un pensamiento crítico, a través de los textos con los que se van a encontrar. También, que mantengan esa curiosidad intelectual que te entrega la UDD, salir a buscar oportunidades de intercambio, participar en actividades de la universidad, hacer acción civil desde dentro y mezclarlo con todo el estudio teórico y metodológico. De esta forma, tendrán las herramientas para salir a un mundo que cambia mucho y que presenta desafíos que solo un cientista político bien formado puede realizar.