Presiones del Vaticano más que del Gobierno: Analista revisa automarginación de Ezzati del Tedeum - Emol

En conversación con Emol, el decano de la Facultad de Gobierno de la Universidad del Desarrollo, Eugenio Guzmán, expresó que “desde Roma quizás hubo algunas señales. Quizás esto no se haya hecho explícito para no debilitar más a la Iglesia”.

SANTIAGO.- Este sábado, el arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati, comunicó a través de una carta pública que decidió “no encabezar nuestro tradicional Tedeum por la Patria del 18 de septiembre”.

A raíz de la exclusión del prelado, el decano de la Facultad de Gobierno de la Universidad del Desarrollo, Eugenio Guzmán, analizó la decisión de Ezzati, quien estaba siendo cuestionado desde diferentes sectores políticos y sociales después de que fuera citado a declarar por el eventual encubrimiento en casos abusos al interior de la Iglesia Católica. Al ser consultado por Emol sobre si existen señales políticas en esta decisión, el sociólogo piensa que sí, pero que las mayores señales y presiones vienen desde el Vaticano. “No es casualidad que el Presidente haya preguntado: ‘¿En qué está esto?’. Pero más allá de las presiones políticas, hay presiones al interior de la Iglesia, lo que le permite al Ejecutivo manifestar una preocupación”, sostuvo el académico. Asimismo, el experto agregó que “desde ese punto de vista ni la Iglesia ni Arzobispado tienen piso político en ningún sector como para seguir adelante de que fuera el propio Ezzati a dirigir el Tedeum. No era tan difícil la decisión, era lo razonable. Más claro era echarle agua”.
En esa misma línea, Guzmán piensa que “probablemente nunca lo vamos a saber, pero desde Roma quizás hubo algunas señales. Quizás esto no se haya hecho explícito para no debilitar más a la Iglesia. Se le dio la posibilidad de que él (Ezzati) sea el que se reste, pero claramente hay un rol del Vaticano”. -Además de la Iglesia, ¿cree que el Gobierno solicitó que Ezzati tomara esta decisión? “De alguna manera Piñera le pidió explicaciones. Cuando pregunta ‘¿qué va a pasar con esto?’, está haciendo un llamado a aclarar la situación. Claramente que esta pregunta es una señal política, es casi una petición”, responde Guzmán. Por último, enfatizó que “(A Ezzati) no le quedaba otra que marginarse. Imagínate llegaba el Tedeum, que va a ser en un mes mas, con un obispo con riesgo de funa, un obispo cuestionado, y hasta los cuestionamientos de lo que significa el Tedeum mismo”.

Compartir