Piñera aumenta ventaja; Guillier y Sánchez, en estrecha disputa por paso a segunda vuelta - El Mercurio

Este mes, por primera vez la Encuesta UDD para “El Mercurio” consideró a todos los inscritos para las elecciones presidenciales que se llevarán a cabo el próximo 19 de noviembre. Sin embargo, pese a que las opciones aumentaron de seis a ocho, la tendencia mostrada en los sondeos realizados en julio y agosto pasados se mantiene. Es decir, con el ex Presidente en un cómodo primer lugar (con cifras entre 34 y 36% en las tres regiones que se miden) y un empate técnico entre sus dos principales seguidores, Alejandro Guillier y Beatriz Sánchez. Esta tendencia se aprecia tanto en la Región Metropolitana como en regiones, salvo en el caso específico de las ciudades del Biobío, donde la irrupción de Alejandro Navarro le resta apoyo a Beatriz Sánchez.

Donde sí se nota una diferencia es en los sondeos enfocados en los enfrentamientos de segunda vuelta, pues ahí el candidato de Chile Vamos aumenta su ventaja sobre sus rivales de la Nueva Mayoría y el Frente Amplio, sobre todo en la Región Metropolitana, donde Piñera sube su apoyo en seis puntos al enfrentarse a Alejandro Guillier. Algo similar se ve en Concepción, donde la ventaja del ex Presidente sobre el senador por Antofagasta aumenta de seis a diez puntos. Similar tendencia se advierte en el cara a cara entre el ex Mandatario y Sánchez.

En esta ocasión, la Encuesta UDD para “El Mercurio” midió también al votante probable en la Región Metropolitana, aprovechando los datos de la serie de estudios “Panel Ciudadano”, modalidad en que la ventaja de Sebastián Piñera sobre el resto de los candidatos aumenta hasta llegar a un 45% de apoyo en primera vuelta.

La metodología panel, aplicada en el sondeo de la Región Metropolitana, funciona mediante la consulta periódica a un grupo de 1.200 personas mayores de 18 años, distribuidas en 34 comunas del Gran Santiago, las que fueron seleccionadas aleatoriamente. Dicho grupo recibe en su celular las preguntas, vía mensaje de texto. El sistema permite medir la evolución de la opinión pública en lapsos prolongados. Por lo mismo, ofrece mejores posibilidades de evaluar el llamado voto probable.

elmercurio

Compartir