Cómo el "sueño chino" de Xi Jinping podría marcar un nuevo rumbo mundial - Emol

En su discurso en el XIX Congreso del Partido Comunista, el Presidente explicó los pasos a seguir en esta “nueva era” del país asiático, con miras a perfilarse como el líder a nivel internacional.

Era la madrugada en esta parte del mundo, pero mediodía en China, donde los ojos estaban puestos en la intervención del Presidente Xi Jinping en el XIX Congreso del Partido Comunista de China (PCCh), donde hizo un recuento de sus primeros cinco años de Gobierno y planteó su plan a futuro, ad portas de ser electo al fin del evento por un nuevo periodo.

Se trató de un discurso con un mensaje potente sobre lo que será China en las próximas décadas, marcado principalmente por una apertura económica que coronará una “nueva era” del país, en un camino que la perfila a futuro como la mayor potencia mundial.

Ha sido tanta la repercusión de este nuevo planteamiento, que varios analistas ya han equiparado la figura de Xi con la de Mao Zedong, el gran reformista china, dejando en claro que la ruta dispuesta por el Mandatario marcará un antes y un después en el país asiático, justo en un momento donde la política aislacionista de la gran potencia Estados Unidos de la mano de su Presidente Donald Trump preocupa de sobremanera a la comunidad internacional.

Los planes a futuro

Según explica a Emol el director del Centro de Estudios en Relaciones Internacionales de la Universidad del Desarrollo, Yun Tso Lee, en este discurso Xi Jinping “plantea cuál es el rumbo que tiene que establecer China de aquí al 2035, y uno de los temas más importantes tiene que ver con la erradicación de la pobreza.
Él ha planteado distintas fases: de aquí al año 2020, luego del 2020 al 2035, y el hecho de haber establecido que para el año 2020 va a haber una drástica reducción de la pobreza es una propuesta bastante interesante, porque estamos hablando de que será en medio del segundo periodo de su presidencia”.

“Una de las cosas que los comunistas chinos hacen muy bien es la planificación. O sea, si se planifica que para el año 2020 va a haber una reducción de la pobreza y para el 2035 una eliminación total, es que lo va a lograr”, afirma.En este sentido, el académico recalca que el discurso del miércoles, el Mandatario chino dijo que todas las metas establecidas en el último plan quinquenal de desarrollo fueron logradas, y eso que todavía falta a lo menos un año para que termine ese periodo”.

Asimismo, Lee destaca que Xi “dice que los próximos años es el momento para la consecución del sueño chino, haciendo alusión al sueño americano”, cosa que “él lo define como crear una sociedad modestamente acomodada, es decir, que la gente pueda vivir en paz, en tranquilidad”.

No obstante, este profesor remarca que el Gobierno tiene claro que su gran tarea pendiente para poder lograr esto es erradicar la desigualdad social, muy patente en la potencia asiática. “También dentro de los próximos cinco años va a haber una corrección, en el sentido que la gente de menos recursos pueda ostentar y disfrutar las mismas cosas que la gente que tiene mucha plata, o sea, es una especie de tiraje de la chimenea hacia arriba”, explica.

Liderazgo internacional

En lo que respecta al ámbito exterior Lee recalca el mensaje de Xi donde busca devolver a China “a un sitial histórico” de liderazgo mundial en concordancia con este “sueño chino”. El académico, no obstante, enfatiza que la comunidad internacional no debería sentirse “amenazada”, puesto que el país asiático “nunca ha sido enemigo del mundo, más bien siempre se ha trabajado en conjunto con el mundo”, poniendo como ejemplo la Ruta de la Seda, que significaba el encuentro entre dos mundos.

“Xi Jinping lo que quiere es reeditar esta idea de la antigua Ruta de la Seda, pero en el siglo XXI. Es decir, a través del comercio y la apertura económica tal como lo hizo China con la Ruta de la Seda, podemos lograr la estabilidad y la paz internacional. Por eso, Trump quiere cerrar el mundo y China lo que ha hecho ahora es abrirse a él”, sostiene.

En este sentido, asegura que “China ha asumido el liderazgo del liberalismo, de la liberación del comercio, de la apertura económica, porque en eso sí China está resuelto. Estados Unidos renunció al proyecto de TPP, ya está trabajando casi aislado, saliendo de la Unesco. Hay muchos indicios de que EE.UU se está cerrando, entonces China dice que no”.

Se trata, entonces, de un liderazgo distinto enfocado en lo que Xi habla de “ganancias compartidas”, a diferencia de EE.UU. “que es intereses de EE.UU., nada más”.

¿Un nuevo Mao?

Respecto al legado que dejará Xi Jinping, el profesor Lee evita compararlo con Mao, porque este último “fue un líder chino más bien romántico para los revolucionarios y para los chinos fue importante por terminar con casi 2 mil años de feudalismo”.En cambio, “Xi Jinping va a quedar para la historia con la idea de conseguir el sueño chino, de ser el Presidente que ha sacado a tanta gente de la pobreza, que quiere terminar con la pobreza en China y ser un país tan poderoso como lo fue en los siglos XIII y XIV”.

b78247ad4a0f01c0fa25757021c7ed3f

Compartir