Vergara o Larraín en Hacienda: La decisión de Piñera que ordena al resto del gabinete - La Segunda

En las reuniones del equipo de economistas del comando de Sebastián Piñera, el ex ministro de Hacienda Felipe Larraín es el que más habla, mientras que Rodrigo Vergara, ex presidente del Banco Central, es el que más escucha, relata uno de los asistentes a esos encuentros.Si bien en el grupo programático de “Desarrollo Económico” participan otros “ministeriables” de un eventual nuevo gobierno de Piñera, como Juan Andrés Fontaine, Soledad Arellano y José Ramón Valente, Vergara y Larraín son los favoritos —con los que especulan analistas y políticos— para quedarse con la jefatura de Hacienda.”Estoy perdido”, confiesa un senador de la Comisión de Hacienda sobre quién podría ser el próximo jefe de finanzas, conciente de que el nombre definitivo sólo está en la cabeza de Piñera.

Por ahora, el ex Presidente y candidato de Chile Vamos —que en la definición de su gabinete en 2010, hizo algunas jugarretas sorpresivas, al dejar a Andrés Allamand fuera de la Cancillería— no ha dado muchas señales.

Pero, en caso de llegar nuevamente a La Moneda, su decisión de quién será su próximo jefe económico es clave para ordenar al resto del gabinete y fijar la estrategia gubernamental en crecimiento y el empleo.

Ambos temas se transformaron en la segunda y tercera prioridad ciudadana, en la última encuesta CEP, después de la delincuencia.Y a diferencia de Interior (la otra cartera angular en el diseño del gabinete, que tiene a Andrés Chadwick como único favorito), Hacienda aún es un misterio, con dos o tres nombres de posibles ministros.Felipe Larraín tampoco se cierra a ninguna opción, como volver a Teatinos 120 (ver entrevista en página siguiente).

Incluso, su nombre también ha sonado como alternativa para otras oficinas ubicadas en la misma cuadra: la Cancillería, que funciona en Teatinos 180.”Eso de repetirse el plato es algo que debiéramos erradicar.

Trabajar con personas que tengan experiencia, lejos de constituir un reproche, es una tremenda ventaja”, dice el senador de la comisión de Hacienda, José García (RN), aclarando que no tiene una preferencia entre Larraín y Vergara.”Obviamente Larraín es un nombre probado.

Fue un excelente ministro, pero si de nombres nuevos hablamos, creo que Rodrigo Vergara es la persona.

Tiene las capacidades técnicas y políticas para esa gran responsabilidad”, dice el diputado Felipe de Mussy (UDI), también miembro de la comisión ad hoc.”Si Larraín no es ministro de Hacienda, hay otras responsabilidades muy importantes.

Podría ser ministro en otra cartera, o un espléndido embajador en algún país europeo, limítrofe o en Estados Unidos”, dice el diputado Patricio Melero (UDI), quien añade que “hay muchos y buenos economistas para el cargo, pero por trayectoria y experiencia hay tres que destacan.

Vergara, Larraín y Fontaine”.”Tengo una buena valoración de lo que hizo Larraín, pero veo con buenos ojos a Vergara.

Tiene claridad macroeconómica y entiende perfectamente las finanzas públicas”, dice el diputado Alejandro Santana (RN).Su par, Javier Macaya (UDI), prefiere no adelantar nombres: “Es hasta de mal gusto hablar de nominaciones de ministros antes de que se gane el gobierno”.Si bien Vergara suena con más fuerza entre parlamentarios y analistas, Larraín cuenta con más ventajas, dice el decano de la UDD, Eugenio Guzmán.

“Sus vinculaciones en el mundo político no son de ahora, sino que desde hace bastante tiempo.

Vergara ha estado ausente del mundo político contingente.

Desde ese punto, Larraín tiene más ventaja”, dice.Pero el académico recalca que “la gran ventaja de Vergara podría ser que es una novedad”.Lo único cierto es que sólo hay uno que se bajó de la competencia para ser jefe de finanzas de Piñera.

Klaus Schmidt-Hebbel, quien abandonó la comisión “Desarrollo Económico, dijo el 8 junio a la Revista Capital: “No voy a ser ministro”.

2017-09-08_impresa.lasegunda.com_1N37TI920cd24f1908fb7d13caf2d93ea769d75a_manual

Compartir