Analistas coinciden: liderazgo de Sánchez es “muy voluble” - La Segunda

“Quedó claro que la persona más importante de la coalición no es Beatriz Sánchez, sino Giorgio Jackson.

Ella reproduce cómo él hace política; sus cambios de dichos y giros son coincidentes con los de él.

Todo gira en torno a él y, que yo sepa, se llama Frente Amplio, no Frente Jackson”, dice el ex director de la Secretaría de Comunicaciones del gobierno, Carlos Correa.Ello, luego de que el martes en la madrugada, el FA anunciara que vetaba a Alberto Mayol de las parlamentarias y de que Sánchez declarara que “estoy llevando adelante un gobierno feminista y, en este sentido, quiero que actuemos y obremos en consecuencia… respaldo 100% la decisión que tomó la mesa entera del FA y que es unánime”.Al día siguiente, sin tal unanimidad —se habían descolgado los partidos Ecologista, Pirata, el MDP y el Movimiento Autonomista de Gabriel Boric— y con Giorgio Jackson abriéndose a dialogar con el sociólogo, la presidenciable dio un giro: “Le exijo al FA, que me tiene como su máxima líder, que tiene que tomar decisiones respecto a lo que pasa”.

Pero anoche ella volvió a intervenir y hasta hoy las negociaciones seguían abiertas.”¿Qué es eso de máxima líder? (…) Ella está muy comprometida políticamente con Jackson y eso primó.

Sánchez sufrió un golpe y estoy convencido de que en la próxima Adimark bajará”, remata Correa.En otras ocasiones Beatriz Sánchez también ha clarificado sus sus palabras.

En julio explicó sus opiniones vertidas en revista Paula, en que calificó de “totalitario” al gobierno de Salvador Allende.

“He dicho que Allende es inspirador para nuestros desafíos.

En Paula intenté responder adelantándome a eterna caricatura al FA y me equivoqué”, afirmó luego vía Tuiter.Y a fines del mismo mes respecto del tema Bolivia se enfrascó en un disputa con Marco Enríquez-Ominami (PRO).

No obstante, en esa oportunidad no definió si negociaría o no una salida soberana al mar para ese país.

El 29 de mayo, en Tolerancia Cero y pese a la insistencia del periodista Daniel Matamala tampoco dio luces: “No podría responder eso por responsabilidad política”, setenció.Pese a que Jackson ha sido criticado en redes sociales por este caso, el académico de la Universidad de Chile Alejandro Olivares dice que Sánchez quedó “como la gran perdedora de este affaire.

Como candidata no mostró capacidad de ordenar a sus huestes.

Aparece muy subordinada a los referentes del Frente Amplio, y eso daña su candidatura”.Para él, la periodista “se siente en deuda con quienes se la jugaron y levantaron su campaña, mucho más con Giorgio Jackson, pero también con Boric”.

“Que al comienzo ella haya estado ausente de un conflicto donde Mayol entraba a disputarle poder al líder máximo, Jackson, da cuenta de una falta de liderazgo”, remata.Y cree que “si esto no se resuelve de buena manera, cuando se acabe la campaña su rol va a desaparecer del FA y no será más que su ex candidata presidencial.

Pero si incide, puede ser una referente y líder”.

Sánchez intervino ayer en las negociaciones, aún no concluidas.Para Eugenio Guzmán, decano de Gobierno de la UDD, con todo esto Sánchez “queda como un liderazgo muy voluble”.”Desde el punto de vista conceptual, queda una mancha, la duda de que es tremendamente voluble, lo que no es muy bueno en política donde se tiene que tener consistencia y coherencia más de largo plazo”, asegura el sociólogo.Además, añade, deja en evidencia “cierta inexperiencia” porque “no se anticipó que al candidato perdedor —que no lo fue por tanto— tenía que dársele un espacio político”.

ef72bbb4f4383467e6947c36c811a481_manual

Compartir