Politólogos detectan siete errores que tienen a Guillier estancado en las encuestas - Las Últimas Noticias

Una espesa neblina rodeaba la mañana del lunes al precandidato presidencial Alejandro Guillier al entrar a una casa de Maipú, para desayunar con la familia de Selena, una niña transgénero que lucha por sus derechos.

El senador compartió las marraquetas calentitas que llevó y disfrutó de un rico té, pero al salir la temperatura seguía muy fría.

Solo aceptó preguntas sobre el tema transgénero y optó por no prolongar los comentarios a sus dichos de más temprano en Tele13 Radio, donde lanzó que “las encuestas no predicen nada”.

Su ex compañera de radio y ahora candidata presidencial del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, lo superó en la encuesta Plaza Pública Cadem, donde quedó con 26% de preferencias, lo que técnicamente le abre paso a a ella a la segunda vuelta presidencial, junto a Sebastián Piñera, quien marcó 38%.

Guillier cayó al tercer lugar con 16%.

Días atrás, el senador tuvo que superar un impasse con los notarios, apurarse con la recolección de firmas y responder a los dichos del senador PPD Guido Guirardi, quien calificó su candidatura como “un castigo” para la Nueva Mayoría.¿Qué ocurre con la campaña de Alejandro Guillier? Eugenio Guzmán, decano de la Facultad de Gobierno de la UDD; Roberto Izikson, gerente de Asuntos Públicos de Cadem; y Miguel Ángel Fernández, cientista político y experto en encuestas, detectan los errores del candidato.

Efecto silencio .

“Si Guillier no estuvo en las primarias, lo lógico era salir a marcar presencia en la agenda; resultó rara la decisión de automarginarse de los temas de debate.

Decir que veamos un partido, hagamos un asado (el día de las primarias), no contribuye”, observa Eugenio Guzmán.

El analista recuerda como ejemplo las declaraciones de Guillier post incendios en el verano, cuando criticó la gestión del gobierno: “Fue escueta su participación”.

Fernández agrega que “no ser candidato no lo imposibilitaba para ingresar al debate de ideas, pudo hacer propuestas públicas como senador, encontrar espacios, fue una excusa, pudo marcar acentos con Sánchez o Piñera”.

También asegura que no le beneficia guardar silencio ante los temas espinudos, y que lo mejor es “cerrar los flancos cuanto antes”.

La ambigüedad .

Izikson analiza que la campaña de Guillier no tiene posicionamiento, “la indefinición sobre si es un candidato de cambio o de continuidad confunde”.

El analista acota que “Guillier creyó que si era independiente, apoyado por los partidos, le aportaría mejores beneficios pero trajo más dudas que certezas: ¿con quién va a gobernar?”, se pregunta Fernández.

El jamón del sándwich .

Como tiene problemas de posicionamiento “está como jamón del sándwich”, ejemplifica Roberto Izikson.

Con Beatriz Sánchez instalada como una candidata competitiva, Guillier tendrá que preocuparse ahora del flanco izquierdo, pero a la vez, debe preocuparse de la DC, analizan los politólogos.

“¿Competirá con Sánchez o intentará despotenciar a Carolina Goic?”, se pregunta Fernández, que analiza que si compite con ambas, para mejorar su posición, gastará demasiados recursos.

Izikson agrega que “cada punto que ha perdido el senador, lo tiene ahora Beatriz Sánchez; se le está fugando su electorado desde la izquierda, por la falta de definición”.

No participar en primarias .

No toda la culpa la tiene Carolina Goic.

Fernández considera que a Guillier le faltó capacidad de liderazgo dentro de la Nueva Mayoría para asegurar la participación del bloque en las primarias.

“Si él hubiera hecho un llamado abierto al PS a apoyar a Ricardo Lagos, el cuento sería distinto”, dice Fernández.

Falta de diseño .

“La dificultad de conseguir las 33 mil firmas (necesarias para inscribirse como candidato) muestra falta de diseño para conseguirlas rápidamente”, afirma Eugenio Guzmán, quien agrega que el rol de los partidos se dificultó por la declaración de independencia del candidato: “No le prestan ropa porque tampoco está dispuesto a aceptarla”.

Críticas a encuestas .

Por las críticas de Guillier a los sondeos de opinión, Guzmán da este ejemplo: “Las encuestas son como las muestras de sangre, sirven para tener un diagnóstico, no para predecir de qué te vas a morir.

Sirven para enmendar el rumbo”.El comando .

“Uno hubiera esperado que el comando cambiara completamente.

Tiene que haber problemas si no, no se explicaría lo que está pasando”, considera Eugenio Guzmán.

Izikson agrega que “no hay un comando propiamente tal”, pero destaca a Karol Cariola como “buena vocera”.

2017-07-11_lun_1

Compartir