Educación Continua: la clave para mejorar tus ingresos - La Hora

Di­se­ña­dos pa­ra quie­nes ya in­gre­sa­ron al mun­do la­bo­ral, es­tos pro­gra­mas apun­tan a me­jo­rar com­pe­ten­cias.

Se­guir cre­cien­do y me­jo­rar los in­gre­sos. Esas son las ra­zo­nes prin­ci­pa­les por las que ca­da vez más pro­fe­sio­na­les chi­le­nos op­tan por per­fec­cio­nar­se a tra­vés de los pro­gra­mas de Edu­ca­ción Con­ti­nua que componen la ofer­ta aca­dé­mi­ca de las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas del país. En ellos se bus­ca desa­rro­llar y me­jo­rar las ha­bi­li­da­des de los pro­fe­sio­na­les chi­le­nos en el tiem­po, de ma­ne­ra de man­te­ner­los siem­pre vi­gen­tes y com­pe­ti­ti­vos den­tro del mer­ca­do la­bo­ral.
Se­gún la Red Uni­ver­si­ta­ria de Edu­ca­ción Con­ti­nua (REDUEC), agru­pa­ción que re­pre­sen­ta a una se­rie de uni­ver­si­da­des chi­le­nas, en­tre ellas la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, la Uni­ver­si­dad de Chi­le, la Uni­ver­si­dad de Santiago, la Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les, la Uni­ver­si­dad del Desa­rro­llo y la Uni­ver­si­dad Ma­yor, en­tre otras, la Edu­ca­ción Con­ti­nua se en­tien­de co­mo “la ac­ti­vi­dad do­cen­te uni­ver­si­ta­ria cu­ya mi­sión es vin­cu­lar­se con el me­dio vía pro­gra­mas de for­ma­ción y ca­pa­ci­ta­ción, edu­can­do de por vi­da a per­so­nas (li­cen­cia­dos, pro­fe­sio­na­les y no pro­fe­sio­na­les) que deseen o re­quie­ran pro­fun­di­zar y man­te­ner­se al día en sus co­no­ci­mien­tos, ha­bi­li­da­des y ac­ti­tu­des”.
Si bien los pro­gra­mas de edu­ca­ción con­ti­nua no dis­cri­mi­nan por edad de los pos­tu­lan­tes, es­tán en­fo­ca­dos en pro­fe­sio­na­les ya ti­tu­la­dos, y es­pe­cial­men­te di­se­ña- dos pa­ra quie­nes ya se en­cuen­tran in­mer­sos en el mun­do la­bo­ral y bus­can pro­gra­mas que les per­mi­tan com­pa­ti­bi­li­zar los es­tu­dios con el horario la­bo­ral, la familia y los ami­gos.
“El per­fil de los es­tu­dian­tes que op­ta por la for­ma­ción con­ti­nua es dis­tin­to al del pre­gra­do tra­di­cio­nal, por­que son per­so­nas que tra­ba­jan, son pa­dres o ma­dres y, por lo tan­to, tie­nen una dis­po­si­ción di­fe­ren­te al apren­di­za­je. En ge­ne­ral, son per­so­nas que pro­vie­nen de dis­tin­tas áreas, lo que ge­ne­ra un am­bien­te de apren­di­za­je muy pro­pi­cio pa­ra el tra­ba­jo en equi­pos mul­ti­dis­ci­pli­na­rios y co­la­bo­ra­ti­vos”, ex­pli­có el vi­ce­rrec­tor de Post­gra­dos y Desa­rro­llo Pro­fe­sio­nal de la Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián, Ser­gio Me­na.
En el ca­so de es­ta ca­sa de es­tu­dios, los pro­gra­mas de Edu­ca­ción Con­ti­nua se en­mar­can en un nue­vo Pro­gra­ma de Desa­rro­llo Pro­fe­sio­nal que in­cor­po­ra los for­ma­tos Ad­van­ce y Jor­na­da Ves­per­ti­na que, se­gún pa­la­bras del vi­ce­rrec­tor, “res­pon­den a la ne­ce­si­dad de per­fec­cio­na­mien­to y con­ti­nui­dad de es­tu­dios an­te los desafíos que pre­sen­ta el mer­ca­do la­bo­ral en Chi­le y el mun­do”. Es­to úl­ti­mo, con­si­de­ran­do ám­bi­tos co­mo el as­cen­so pro­fe­sio­nal y la­bo­ral, dos mo­to­res im­por­tan­tes pa­ra entender el au­ge de es­te ti­po de pro­gra­mas en el país.
Pa­ra los expertos de Tra­ba­jan­do.com, si­tio web es­pe­cia­lis­ta en el mer­ca­do la­bo­ral chileno, “da­do el al­to ni­vel de com­pe­ti­ti­vi­dad ac­tual, cur­sar un pos­gra­do po­si­bi­li­ta am­pliar los co­no­ci­mien­tos y ha­bi­li­da­des, ex­ten­der las re­des de con­tac­tos y po­si­cio­nar­se me­jor que quie­nes no cuen­tan con ellos”. De es­ta for­ma, y se­gún sus re­gis­tros, quie­nes cuen­tan con un es­tu­dio de pos­gra­do tie­nen cua­tro ve­ces más po­si­bi­li­da­des de ac­ce­der a un car­go ge­ren­cial que quie­nes só­lo cuen­tan con su tí­tu­lo pro­fe­sio­nal.

2017-05-30_ebbg_28

Compartir