Cuenta Presidencial en día hábil: el 72% señala no haberla visto por TV - El Mercurio

Exitoso en cuanto a recuperar el brillo para la celebración de las Glorias Navales, el cambio de la fecha de la Cuenta Presidencial, desde el 21 de mayo al 1 de junio, no parece sin embargo haber contribuido a que la ciudadanía prestara mayor atención al discurso ante el Congreso Pleno. Así al menos lo sugieren los resultados de la encuesta Panel Ciudadano-Universidad del Desarrollo (UDD) realizada entre el jueves y el viernes pasados, luego de la sesión en la sede legislativa.

Según el estudio, solo el 28% de los adultos santiaguinos señala haber visto la Cuenta, bajo porcentaje que se explica por el hecho de haber sido realizada en un día hábil. Una cantidad mayor, el 49%, asegura en todo caso haberse informado de las propuestas realizadas por la Presidenta en su discurso, mientras el 51% dice ignorarlas. Entre quienes respondieron afirmativamente, la construcción de la línea 7 del metro (35%), el envío del proyecto sobre matrimonio igualitario (32%) y la extensión de la gratuidad en educación al sexto decil (30%) fueron consideradas las más relevantes.

La encuesta se realiza semanalmente mediante el envío de mensajes de texto con preguntas a un panel de 1.200 habitantes del Gran Santiago que fueron seleccionados aleatoriamente. En este caso, se recibieron 815 respuestas, lo que corresponde a un margen de error de +/-3,4%, para un nivel de confianza del 95%.

Pero, aparte de la encuesta efectuada con la metodología panel, la Facultad de Gobierno de la UDD realizó esta semana un particular ejercicio respecto de las cuentas presidenciales: medir la “legibilidad” de los mensajes ante el Congreso, esto es, el grado de dificultad que presenta su comprensión.

Para este objetivo, un grupo de académicos del plantel utilizó la metodología Fenández-Huerta, la cual, mediante parámetros objetivos (cantidad de sílabas por palabra y de palabras por frase), permite elaborar un índice de 0 a 100 para cada discurso, de acuerdo con sus niveles de dificultad (ver tabla). La característica de este indicador es que no inciden en él los contenidos específicos de un mensaje, sino los criterios de extensión de palabras y de las oraciones, los cuales (según investigaciones de didáctica) resultan determinantes para la comprensión de un texto.

La metodología fue aplicada a todas las cuentas presidenciales efectuadas desde 1926 hasta la fecha, apreciándose una progresiva tendencia hacia la elaboración de discursos de cada vez más fácil comprensión. De acuerdo con el estudio, el peak de “ilegibilidad” lo alcanzó el mensaje leído por el Presidente Pedro Aguirre Cerda ante el Congreso Pleno en 1939. Un segundo discurso de alta dificultad para su comprensión fue el de Carlos Ibáñez del Campo en 1954.

A partir de la recuperación democrática, en 1990, las cuentas presidenciales han seguido una tendencia de cada vez mayor legibilidad (ver infografía inferior), particularmente desde la administración del Presidente Ricardo Lagos Escobar. El primer gobierno de Michelle Bachelet mantuvo esos índices, mientras que en el de Piñera se evidenció un incremento en la dificultad de comprensión, producto del aumento en la cantidad de palabras por frase usadas por el Mandatario. El actual período de Bachelet, en tanto, se ha caracterizado por discursos de más difícil legibilidad que los de su primera administración.

2017-06-04_impresa.elmercurio.com_MERSTRE002RR0406_1100

Compartir