Bajón extremo: cómo se explica que MEO marque cero puntos en la Adimark - Las Últimas Noticias

En la primera vuelta de las elecciones presidenciales de 2009 Marco Enríquez-Ominami alcanzó el 20,13% de los votos. Su propuesta representaba la tercera fuerza política de Chile, detrás de la menoscabada Concertación. MEO era el político de moda. Ocho años después, prácticamente, no figura ni en las cómicas.

Este lunes se publicó la encuesta Adimark con las cifras de evaluación de los candidatos presidenciales, correspondiente al mes de abril. En la pregunta espontánea “Si las elecciones presidenciales fuesen el próximo domingo ¿quién preferiría Ud. que fuera el próximo presidente o presidenta de Chile?”, el líder del PRO marcó cero. “Cuando un candidato saca menos del 0,5% de las menciones se aproxima a 0% y desaparece”, explica Roberto Méndez, director de Adimark.

“Lo mostramos porque en los meses anteriores había marcado 1 o 2%”, agrega. El universo total de encuestados fue de 1.054 personas, lo que quiere decir que menos de 53 individuos se inclinaron por MEO.

Para Méndez la investigación judicial de MEO por un eventual financiamiento irregular de su campaña le sigue pasando la cuenta: “Nunca reconoció posibles errores ni pidió perdón por ellos. Él representaba la nueva forma de hacer política y se le exigía más porque representaba precisamente eso”, opina. Méndez cree también que la irrupción de Beatriz Sánchez minimizó aún más las aspiraciones del líder del PRO: “MEO ha fallado en conectarse con temas relevantes en la sociedad actual. No he visto que haya podido apelar al movimiento estudiantil, por ejemplo. Beatriz Sánchez ahora es la novedad”.

El analista político José Miguel Izquierdo comparte dicha tesis: “MEO aparece inconsecuente en su discurso de cuestionar las malas prácticas en política y eso genera castigo. Si no te mueves, no apareces en la foto y MEO no se está moviendo”, comenta.

Para el cientista político de la Universidad del Desarrollo, Miguel Ángel Fernández, hay dos factores claves en el deterioro en la aprobación pública de MEO: “La fragmentación política de la izquierda chilena deja a Marco fuera de los ejes que hoy disputan ese sector político; no es parte de la Nueva Mayoría ni tampoco del Frente Amplio. Lo otro, en un ambiente donde la nueva izquierda extra Nueva Mayoría levanta las banderas de la probidad y el cambio, MEO tiene poca credibilidad frente a la ciudadanía al ser investigado por SQM y el caso OAS, ya que estas situaciones debilitaron su posicionamiento como un candidato de manos limpias y caras nuevas para el bloque de izquierda del país”.

Carlos Correa, analista político y académico del Magíster en Comunicación de la Universidad Diego Portales, es tajante al plantear que “MEO perdió gran parte del apoyo que tenía cuando perdió la audacia, una de sus fortalezas. Estuvo muy mal asesorado cuando optó por esconderse y no salir jugando de sus líos de financiamiento de la política. Hoy desapareció como candidato, la gente no lo distingue como tal porque no está en los ejes de discusión. Y eso es raro porque al PRO fue uno de los partidos a los que mejor les fue en el proceso de refichaje”.

Camilo Lagos, presidente del PRO, cree que “los chilenos no se merecen que un liderazgo político se guíe por encuestas, sino que se guíe por convicciones, que conozca Chile y escuche a los chilenos. Estoy convencido de que no hay candidato que conozca más a su país y tenga más claro lo que Chile necesita que Marco. La elección empieza en agosto (mes de inscripción de las candidaturas presidenciales) y ahí los chilenos tendrán la oportunidad de evaluar los programas y capacidades de los candidatos, y no en base a las apariciones en los medios”.

lun20170512_1

Compartir