Lagos Weber, después del “tsunami” Sharp - La Seguda

En el restaurante Moneda de Oro, frente a una cazuela, cinco trabajadores se preguntaban unos a otros por quién votaron. A tres semanas de las elecciones municipales, el triunfo de Jorge Sharp para la alcaldía de Valparaíso seguía siendo tema de conversación. El escándalo del día era una factura por $5 mil millones ligada a la recolección de basura, que saltó en el último concejo municipal. Lo que se suma a una deuda que arrastra la Corporación por $35.000 mil millones, comenta el abogado Carlos Wendt —ex PPD que votó por Sharp— en una de las mesas del Hotel Terranostra.

“El triunfo abrumador es el de la limpieza. A la gente le molesta la corrupción, pero más le molesta que la ciudad se caiga a pedazos”, señala Daniel Morales, quien salió elegido con la tercera mayoría a concejal y es uno de los fundadores del Pacto Urbano-La Matriz.

A pocas cuadras el senador por la Circunscripción Valparaíso Costa, Ricardo Lagos Weber (PPD), preside el Senado que discutía la semana pasada el proyecto que levanta la inhabilidad a los consejeros regionales y concejales para participar en las elecciones parlamentarias.

“Lagos Weber quedó en una muy mala posición”, observa Juan Valenzuela, militante del Partido Radical desde hace 40 años, al referirse a la derrota de Leopoldo DJ Méndez, que fue la carta del PPD para ganar por primera vez la Municipalidad de Valparaíso —histórico bastión de la DC— y derrotar al alcalde Jorge Castro (UDI), quien iba a la reelección. Ninguno de los dos ganó, sino que 46.095 votos marcaron Jorge Sharp, mientras que 200 mil electores se quedaron en casa (69%).

Terminadas las municipales, el engranaje político comienza a operar para la renovación parlamentaria en noviembre del 2017, que esta vez fusiona las circunscripciones Costa y Cordillera en una sola, donde ahora se eligen 5 senadores. Juan Aldana —quien trabajó en la campaña de Méndez— cree que “no es posible extrapolar la elección municipal a la senatorial” y también que “el sistema beneficia a los senadores en ejercicio”. En este caso, a Ricardo Lagos Weber (PPD), Francisco Chahuán (RN), Ignacio Walker (DC) y Lily Pérez (Amplitud).

“Si bien la experiencia muestra que los candidatos incumbentes tienen una ventaja mayor, enfrentan el desafío de movilizar a sus electores”, relativiza Eugenio Guzmán, decano de la Facultad de Gobierno de la UDD, al hacer notar que en la próxima elección abarcarán una circunscripción más grande que reúne a las actuales Cordillera y Costa. “Entre Petorca y San Antonio hay tres horas de viaje. A eso súmele Isla de Pascua y Juan Fernández”, grafica el diputado Marco Antonio Núñez (PPD), quien aspira a disputar uno de los cinco asientos senatoriales.

“El enojo por la postulación de DJ Méndez es contra Lagos Weber, porque le faltó el respeto a la comunidad porteña”, afirma Cecilia Gutiérrez, dueña del Bar La Playa y el Bar Roma —refugio de los jugadores de Wanderers—, quien es una de las fundadoras del Pacto Urbano-La Matriz, que reúne a 80 colectivos variopintos.

“Sharp ganó no tanto por su campaña, sino porque comparábamos al señor Castro y al señor Méndez y no había por dónde”, sentencia Valenzuela, quien trabajó por Sharp en el cerro Cordillera. Algo que el poeta Cristián Warnken definió como “un plebiscito entre la decencia y la indecencia”, en una columna en El Mercurio de Valparaíso, donde responsabilizó a Lagos Weber de elegir una fórmula facilista.

“Los cerros han cambiado. Muchos viejos son de derecha en el Juan de Dios, pero ahora hay una perspectiva más amplia, los vecinos se preocupan por los espacios públicos y la ciudad. Además, ha llegado mucha gente de afuera que ha remodelado casas y vive acá. Tienen otra mentalidad”, explica Pedro Contreras, profesor de educación física del colegio gratuito Arturo Edwards, que lleva 23 años en Valparaíso. Ante las posibilidades de que Lagos Weber sea reelegido, Contreras contesta tajante: “Mi proyecto es que Lagos no gane”.

“Ojalá que no salga”, responde Cecilia Gutiérrez cuando aparece el tema de la reelección de Lagos. A renglón seguido, la microempresaria agrega: “Ojalá que no salga ningún político de la vieja escuela”.

Lo que suceda en Valparaíso tiene un peso importante en la región, pues representó un 16% del total en las elecciones a concejal. “En el caso de la Nueva Mayoría, el 14% de sus votos proviene de la comuna”, contextualiza Eugenio Guzmán.

“Leo Méndez era una carta para derrotar a Castro y es injusto que ataquen a Lagos Weber. DJ ganó las primarias con más de 8.000 votos frente a Omar Jara (DC, actual subsecretario general de Gobierno). Si Sharp no se hubiera presentado, Méndez habría ganado”, explica Zuliana Araya (PPD), concejala transexual que ha recibido el respaldo de Lagos.

“La Zuliana es muy querida en Valparaíso. Si se incendia una casa, está la Zuliana. Si hay una completada, allí está ella. La gente no se olvida de eso”, argumenta Cecilia Gutiérrez a la hora de explicar por qué sale la presidenta del sindicato Afrodita y no un DJ Méndez.

“Esto lo puede afectar (a Lagos Weber), pero la responsabilidad de la elección de DJ Méndez es de la directiva”, reconoce el presidente regional del PPD, Claudio Zurita, cercano a Lagos y alcalde de Santa María.

Fue César Ramos, dueño de la radio Ritoque, quien promovió a DJ Méndez. “A Lagos le endosaron la responsabilidad, pero él quería que el Leo fuera a concejal. Llamé a Zurita y se motivó”, dice. Sin embargo, en el puerto se asocia el nombre de Ramos a Lagos porque trabajó en su gabinete hasta 2013.

Otra fuente PPD no ceja en su juicio: “quizás la candidatura de DJ fue a contrapelo de Lagos, pero terminó cediendo”.

La Segunda se contactó con el encargado de comunicaciones de Lagos Weber, pero no fue posible obtener una versión del senador.

Pinchar sobre las imágenes para ver la nota publicada

2016-11-24_lasegunda 2016-11-24_lasegunda_2

Compartir