Referendo en Bolivia por Yun Tso-Lee

El domingo los bolivianos votaron en el referendo que consultaba si aceptaban o no una reforma a la Constitución, para que el actual Mandatario y su vicepresidente pudiesen ser reelegidos por tercera vez consecutiva en las elecciones de 2019.El resultado fue el que las distintas encuestan pronosticaban: triunfó el “no” y Evo Morales no tendrá la posibilidad de ser reelegido para gobernar hasta 2025. Es la primera vez que Morales no triunfa desde 2006. No cabe duda que los bolivianos se manifestaron contra una forma populista de hacer política que ha venido encarnando su Presidente, en la cual se percibe a sí mismo como un líder redentor y con cierto hálito de superioridad moral frente al resto de los políticos.Sin duda, en los casi 10 años que Morales ha gobernado Bolivia han habido cambios positivos reconocidos ampliamente, pero el poder más allá de cierto tiempo incuba problemas que desafían la posibilidad de mantener la confianza de la ciudadanía. Ciertos aspectos autoritarios, la existencia de corrupción y la polarización ideológica que es también alimentada desde el Poder Ejecutivo, son elementos que tarde o temprano aparecen cuando se busca la eternización en el poder, y el líder boliviano no estuvo ajeno a ellos. Cuando Morales triunfó en su tercera elección presidencial, manifestó que no buscaría modificar la Constitución para alcanzar un cuarto triunfo electoral en el año 2019. No obstante cambió de parecer y su creencia de ser “imprescindible” para los bolivianos, esta vez no fue refrendada por su pueblo

Compartir