Teoría de juegos en la sala de clases con Carlos Rodríguez-Sickert

Analizaremos los resultados preliminares de la implementación de dos dilemas sociales en una población escolar en el marco del proyecto Fondef-Idea CA13I10339 Aplicaciones Digitales Educativas desde las Ciencias del Comportamiento y la Complejidad Social, adjudicado por el Centro de Investigación en Complejidad Social (CICS) de Facultad de Gobierno

Analizaremos los resultados preliminares de la implementación de dos dilemas sociales en una población escolar en el marco del proyecto Fondef-Idea CA13I10339 Aplicaciones Digitales Educativas desde las Ciencias del Comportamiento y la Complejidad Social, adjudicado por el Centro de Investigación en Complejidad Social (CICS) de Facultad de Gobierno en colaboración con la Facultad de Ingeniería de la UDD.

Los dos dilemas sociales que se consideran corresponden a un juego del bien público (en equipos) y a un juego del dictador doble (en parejas). Recordemos que un dilema social se caracteriza por ser un juego de suma no cero (para que uno de los participantes mejore su posición no es necesario que empeore la posición de uno de sus pares) en los que existe una tensión entre el interés individual y el de los pares con los que el individuo interactúa. Los juegos se implementan utilizando como interface una red de tablets.

Bajo el supuesto de que la operación de las normas puede ser modulada por la naturaleza del vínculo entre los sujetos, se decidió realizar experimentos en los que la identidad del sujeto corresponde con la real. El aspecto no anónimo del juego es particularmente relevante para el juego de las donaciones cuya implementación aspira a explicitar y caracterizar la estructura de la red de soporte mutuo a la que puede recurrir el grupo curso.

Cooperando en equipos

Un juego del bien público puede entenderse como una versión del Dilema del Prisionero para N>2 jugadores. En las distintas variaciones del juego en su versión estática, el equilibrio de Nash asumiendo preferencias egoístas no coincide con el óptimo social. En nuestro protocolo el mecanismo de contribución es voluntario, la relación entre contribución individual y provisión del bien público es lineal, y la distribución de los frutos de la cooperación no depende del nivel de contribución.

Puedes revisar el curso del investigador de la facultad de Gobierno, Carlos Rodríguez-Sickert, publicado en El Mercurio 13/12/2015

Link web

Compartir