Inteligencia Artificial por Emilio Armstrong

¿Qué tan cerca estamos de un mundo al estilo de películas como “A.l” o “Yo Robot”? ¡Menos de lo que nos imaginamos! La IA o Inteligencia Artificial está tornando gran importancia, al permitir hoy que una computadora pueda procesar información y resolver por sí misma.

Nuestro foco diario no nos permite darnos atenta, porque asociamos la IA a robots con forna humana, sin imaginar que lo importante es cómo opera el cerebro de estas máquinas.

Para saber si pueden llegar a ser más inteligentes que nosotros, veamos cuáles son algunas de las limitantes de nuestro propio cerebro.

Entre las más relevantes están: la poca capacidad de recordar con pleno detalle y en un 100% la información que recibimos; analizar el 100% de la información e interconectarla para tomar una decisión rápida y efectiva; y finalmente, la necesidad de nuestra mente de un descanso diario.

Hoy la tecnología las ha superado. Los grandes centros de acumulación de datos (Data Center) poseen información casi ilimitada (Big Data). Los procesadores tienen la capacidad de resolver cálculos complejos en tiempo récord y trabajando 24/7 Sin embargo, lo esencial no es sólo la capacidad de que los algoritmos les permitan calcular en mi (segundos, sino la toma de decisiones en base a la gran cantidad de información recopilada y aprender de ella.

En 1944 Mark1 de IBM demoraba 3 segundos por cálculo. Cuarenta años después, Deep Blue le gana al gran maestro del ajedrez Kaspárov. El 2011 nace Watson, un sistema informático de IA, capaz de responder preguntas formuladas en lenguaje natural, ganando sin conexión a Internet, a los grandes jugadores de Trivia del mundo.

La conclusión es que la evolución de estas tecnologías es exponencial.

Un dato no menor, en Silicon Valley hay más de 200 Start Ups en IA y una de ellas ya ha levantado más de U$40 Millones en capital desde el 2012.

Sería un sueño almacenar grandes cantidades de información emails, papers, investigaciones, y cualquier material disponible en la red. Luego permitir que un procesador con IA, estilo Watson, la analice para dar soluciones a problemas globales Dejemos de soñar porque eso ya es una realidad en el mundo. ¿Y qué pasa con Chile? ¿Se suma o no?

Columna publicada en El Sur de Concepción 29/09/2015

Compartir