"Pequeños detalles, grandes cambios" por Pablo Fernández

Las collilas de cigarro deben ser uno de los desechos más comunes de observar a nuestro alrededor. En general, es fácil determinar los lugares donde más se producen estos desperdicios. En entradas de edificios, accesos de Metro, terrazas libres y otros lugares podemos encontrar centenares de colillas olvidadas por fumadores que las apagan en el suelo sin la menor consideración. Y quizá el hecho más relevante es que, en muchos casos, es posible observar un basurero a pocos metros de distancia. A partir de un proyecto con alumnos de un curso del Taller de Innovación Aplicada (TIA) del iCubo realizamos un experimento en los patios de la UDD. Después de observar como las colillas de los cigarros terminaban en el suelo (a pesar de tener un cenicero en el piso), elevamos el cenicero 80 centímetros en vertical y el efecto fue inmediato: la gente se congregó en torno a éste para fumar y mucha gente que iba pasando desvió su camino para apagar y desechar su cigarrillo. Si bien el hecho en sí reviste poco de creativo o innovador, hay dos principios que creo son fundamentales para generar innovación radical y de alto impacto.

Empatizar y entender el contexto: todos saben donde están los ceniceros, botar la colilla no es un tema de esfuerzo o ser flojo. De la misma manera, es sabido que los materiales que componen una colilla son tóxicos y que es en la colilla donde quedan atrapados restos de alquitrán y otras toxinas y más información difícilmente cambie mi actitud hacia el tema.

Luego suena poco probable que carteles informativos, afiches o flechas indicando el lugar donde están los ceniceros vayan a cambiar nuestra conducta. Tenemos que captar ese microsegundo cuando instintivamente arrojamos la colilla al suelo y buscar modificarlo. Pensar y proyectar: el ejercicio duró dos horas y consideró una micro-basura (colillas de cigarro). ¿Podemos extrapolar este aprendizaje a otras realidades? Nuestra apuesta es que sí, y que en estos detalles están las claves para un campus más limpio y sustentable. El autor es director de innovación FEN-Universidad del Desarrollo (UDD).

Publicado en diario Pulso el 20 de mayo del 2013.

Compartir