"De pereza, evasión y sacrificio" por Eduardo Andrades

Era el año 1992 cuando fui admitido como joven profesor ayudante en mi Alma Máter, la Universidad del Desarrollo, Y sin dudarlo un instante solicité para mis clases la primera hora de la mañana, la sesión de las 8.00 am,  decidido a imponer a mis alumnos un alto estándar de exigencia partiendo por su puntualidad…

Leer columna completa aquí.

Publicado en diario Concepción el 27 de mayo del 2013.

Compartir