Próximas versiones

Embajadores del Futuro en China, julio de 2014

Este programa que se inició en el año 2006 y hasta la fecha ha llevado a más de 2000 estudiantes a China, India, Rusia y otros países, es único en su tipo entre las universidades chilenas; conjuga el conocimiento de países a través de la experiencia y la teoría. En esta oportunidad, 47 estudiantes de Santiago y Concepción de diversas carreras, viajaron a China durante los días 15 y 30 de julio de 2014, acompañados por dos investigadores del CERI de la Facultad de Gobierno – Yun-Tso Lee y Javier Recabarren-, junto a dos directivos de la Dirección de Asuntos Estudiantiles –Francisca Sepúlveda y Andrés Sandoval-, visitando tres ciudades, Beijing, Shanghai y Suzhou.

Al estar dos semanas en China en un programa intenso que comienza temprano todas las mañanas, los estudiantes tuvieron la oportunidad de aprender de un país único. En Beijing –la capital del país y centro político, cultural y educacional de China-, los alumnos recorrieron la Muralla China –la principal maravilla del mundo moderna-, la Ciudad Prohibida – residencia de los emperadores chinos desde hace más de 500 años y el mayor complejo palaciego del mundo-, junto al Palacio de Verano y el Templo del Cielo – lugares únicos por su belleza natural, arquitectura, significado histórico, y sin duda, por la posibilidad de ver a los jubilados utilizando esos espacios que antiguamente estaban totalmente prohibidos, practicando Tai Chi, haciendo deporte, jugando cartas, tomando té, o cantando como un verdadero coro que deja “impresionado”, y muchas veces bailando, al turista-, entre otros lugares.

Pero ese baño de cultura e historia milenaria se combinaron con actividades académicas, donde los estudiantes asistieron a clases realizadas por profesores de la prestigiosa Academia China de Ciencias Sociales (CASS), con exposiciones sobre historia y cultura China, junto a dos clases dictadas por el profesor Lee y Recabarren, que desde una visión histórica, buscaron analizar con los alumnos la emergencia del gigante asiático en el mundo contemporáneo. Asimismo, se visitó la Embajada de Chile donde los estudiantes fueron recibidos por el Ministro Consejero, Ramiro Riobó, y el Primer Secretario, Patricio Cifuentes, teniendo la oportunidad no sólo de conocer el trabajo de la embajada chilena en China, sino que también conocer más y mejor la realidad contemporánea de ese país.

La segunda ciudad que se visitó fue Shanghai -centro económico y financiero, además de la ciudad más grande y poblada-, donde pudieron conocer el lado más occidental de China. Sin duda un contraste que impresiona y maravilla después de haber visitado Beijing. La historia de la ciudad construida desde el “Bund” y por el cual dejaron su herencia arquitectónica ingleses y franceses en el s. XIX, impresionó a los alumnos en una postal única al estar recorriendo la costanera; hacia un lado –el sector de Puxi o rivera oeste y antiguo- se pueden observar los grandes edificios coloniales europeos, uno junto al otro, y al otro lado del rio –el sector de Pudong o rivera del este y nuevo- los altos rascacielos financieros, junto a la Torre de TV de la Perla –la cuarta más alta del mundo y que deslumbra desde donde se la observe- mostrando el lado moderno y pujante de Shanghai, que han convertido a esta ciudad en la capital financiera de Asia. Observar esa postal de noche en un recorrido en barco por el rio Huangpu, es tal vez uno de los escenarios más encantadores que pudieron apreciar los alumnos.

Pero no todo es modernidad en Shangahi, porque los recorridos por el Bazar Yuyuan y sus alrededores, con su arquitectura remodelada de la era Ming (1500) y el colorido del rojo colgando en las tiendas y calles, es sin duda un destello del Shanghai más antiguo que los estudiantes pudieron apreciar. Sin olvidar el Templo de Buda de Jade, que con sus dos imponentes Budas de esa piedra preciosa, “imperial” y sagrada para los chinos, fueron una muestra de la importancia del Budismo en ese país, principal expresión espiritual y religiosa en China.

Por último los estudiantes tuvieron la oportunidad de visitar Suzhou –conocida por ser una ciudad romántica, cuna de la seda y donde se encuentran algunos de los jardines más hermosos de China-, donde si bien actualmente es una ciudad moderna donde habitan casi 9 millones de personas, sus espacios milenarios aún se conservan para el atractivo turístico. En ella los alumnos pudieron navegar por los estrechos canales al más fiel estilo de las Góndolas de Venecia, visitar el Jardín del Administrador Humilde – que diseñado a través del Feng Shui, con sus grandes piedras, lago, flores de loto, bonzai y amplios espacios lo hacen el jardín más grande y atractivo de Sozhou, y patrimonio de la humanidad desde 1997-, y por último visitar la fábrica de seda donde se pudo apreciar cómo se hace la seda desde el gusano de la seda, y sin duda comprar una que otra prenda de la mejor seda del mundo.

Estos lugares señalados fueron sólo algunos de paisajes que los estudiantes visitaron y pudieron conocer, entregando un aprendizaje de cultura e historia distinto y, muchas veces exótico, a nuestros ojos occidentales. Pero más todavía, este programa de Embajadores del Futuro, como bien su nombre lo refleja, buscó acercar a los estudiantes a la realidad de China actual, una que desde que se abrió al mundo desde la década de 1980, ha llegado a convertirse en la segunda economía del mundo, con una voz política en el sistema internacional cada vez más importante, y que entremezcla el para todos “confundente” sistema político comunista de partido único, con una economía de libre mercado. Comprender a esa China que integra lo tradicional y lo moderno, el legado imperial y el avance tecnológico, la diversidad y complejidad social y cultural, es lo que los estudiantes de UDD pudieron presenciar. Sin duda, cuando lean o vean una noticia sobre China, conozcan a un chino –cada vez menos difícil-, vean una película relacionada a ese país o por alguna razón les toque relacionarse con el gigante asiático en sus futuros trabajos, este viaje brindará sus frutos al haber conocido a China.

 

 

Compartir