Consejo Para la Transparencia pide que proceso de ajuste de tarifas del Transantiago sea público - El Mercurio

La ministra de Transportes, Gloria Hutt, reconoció la utilidad de la medida e indicó que puede ser una alternativa. Expertos apuntan a que serviría para que la ciudadanía entendiera los mecanismos de reajuste.

Hacer público el mecanismo con el que se realizan los reajustes de la tarifa del Transantiago y del Metro, los transportes públicos de la capital, es una de las propuestas que tiene el Consejo Para la Transparencia (CPLT) para las autoridades de Gobierno que asumieron el 11 de marzo.

El objetivo de la medida sería visibilizar cómo funciona el sistema. “Es esencial que se apliquen criterios de transparencia en la determinación de estas tarifas. Los chilenos necesitan entender por qué un servicio de primera necesidad como este se ha encarecido tanto en los últimos años”, apunta Marcelo Drago, presidente del consejo.

De hecho, la última modificación tarifaria que tuvo el sistema, fue el pasado 18 de febrero, cuando se decidió reajustar en $20 la tarifa adulta y en $10 la escolar, dejando la primera en $660 y la segunda en $220.

La decisión, que no se repetía desde enero de 2015, fue tomada con molestia por parte de los usuarios del servicio que incluso realizaron manifestaciones y un llamado a una evasión masiva en el pago tanto de Metro como Transantiago.

Más información

Actualmente, el cálculo de estos reajustes lo realiza un Panel de Expertos cuya función es determinar el valor real de las tarifas, de manera que se pueda financiar el sistema sin caer en un déficit económico mayor, tomando en cuenta también el subsidio que recibe el Transantiago.

Cuando se realiza el reajuste, el presidente del panel debe informar a la ciudadanía, lo cual se realiza habitualmente a través de un comunicado.

“Las personas no solo necesitan saber por qué suben los pasajes: necesitan entender, a través de un lenguaje claro, todas las consideraciones que se tuvieron en cuenta para incrementar los valores”, afirma Drago.

Los expertos concuerdan en que transparentar este tipo de medida serviría para que la ciudadanía comprendiera mejor los temas técnicos que impactan sus vidas diarias.

“Creo que es adecuado. Es un tema bastante técnico porque es una tarifa proyectada que financia el sistema considerando el subsidio. Sería importante que la gente lo entendiera”, plantea Rodrigo Troncoso, investigador de la Facultad de Gobierno de la U. del Desarrollo. Dice que actualmente “ya se publican las resoluciones y motivo de las recomendaciones. Pero sería positivo que publicaran los informes técnicos, que son el insumo para que se produzcan estos cambios”.

Añade que “hay que tener en consideración que el panel fue creado para que estas decisiones no sean tomadas de manera política, sino que estrictamente técnica”.

Consultada sobre la propuesta, la ministra de Transportes, Gloria Hutt, reconoce su utilidad: “Entre más transparente sea el sistema, mejor, y entre más objetivas sean están decisiones, también”.

Agrega que “hay que ver cómo se materializa, pero además no hace falta que sea una ley para que sea transparente”. En ese sentido, plantea que sería una alternativa a considerar, pero que primero “importa que sea abierta y precisa, y aún queda trabajo qué hacer para asegurar que los datos son los más precisos”.

Usuarios empoderados

Hernán Calderón, presidente de la Corporación Nacional de Consumidores (Conadecus), apunta a que es necesario darles más autonomía a quienes utilizan el sistema. “Necesitamos que la gente común y corriente entienda estos procesos, para que se sienta interpretada y si considera que lo que se hizo tiene validez o no”, señala.

Sin embargo, agrega otro punto a la discusión, que considera a la participación ciudadana como una de las carencias en temas técnicos como los reajustes: “La ciudadanía debiera estar representada en estos paneles. Estos no pueden ser círculos cerrados donde hay un grupo que toma las decisiones por todo el resto”.

En esa línea advierte que sería fundamental tener “un representante que pueda hacer el contrapeso cuando muchas veces se toman decisiones que no son las mejores para la ciudadanía. Hoy no tenemos la facilidad de que (ese representante) sea vinculante a las decisiones que se tomen”.

De acuerdo a Drago, la información sobre el reajuste es una deuda pendiente con los usuarios: “El transporte sigue siendo un área sensible para millones de chilenos, pues el Transantiago no ha logrado satisfacer las necesidades de una ciudadanía empoderada, que cada vez más necesita saber cómo se toman las decisiones en los organismos del Estado”.

Usuarios
Desde Conadecus indican que en el panel debería haber representación ciudadana.

”Las personas no solo necesitan saber por qué suben los pasajes: necesitan entender todas las consideraciones”. MARCELO DRAGO Presidente del CPLT

”Entre más transparente sea el sistema, mejor, y entre más objetivas sean estas decisiones, también”. GLORIA HUTT Ministra de Transportes

18 de febrero fue el último reajuste al sistema de transporte capitalino.

$660 es el valor de la tarifa adulta de un pasaje de Transantiago, tras subir $20.

$220 es el valor del pasaje escolar para buses y Metro en todo horario.

2015 fue el año en que se había realizado el último reajuste en todo el sistema.

Ver nota publicada: https://goo.gl/51ZvsV

Compartir